Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Dulce agonía (Reus 4-2 Lleida)

El duelo no se decidió hasta el 4-2 de Gelmà a falta de 16 segundos

| Actualizado a 24 mayo 2022 23:40
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Reus y Lleida convivieron con la agonía en una eliminatoria que pasará a la historia. Lo hará por si igualdad y su tensión porque ambos equipos convirtieron la pista en un ecosistema para valientes. Se la llevaron los rojinegros con sufrimiento porque ni el 3-1 que reinó durante muchos minutos le hizo bajar los brazos a un Lleida que murió de pie. Con honor.

El Templo no sesteó y comenzó ardiendo en los primeros minutos en los que quiso convertirse en un infierno. Andreu Tomàs, con miles de batallas a sus espaldas, no temió y silenció el feudo rojinegro con un picotazo doloroso en el minuto 7.

El gol solo hizo que elevar una tensión que deparó cuatro azules. Tres para el Lleida, Benedetto, Cañellas y Vives, y una para el Reus, Compagno. Para los ilerdenses fueron demoledoras, para el Reus solo un rasguño.

Julià penalizó la azul de Cañellas con un gol de falta directa. Sus compañeros hicieron el resto aprovechando la superioridad en pista, hasta seis minutos con uno más, de la que gozaron. Aragonès le daba la vuelta al marcador con un palazo de larga distancia y pocos instantes después aparecía Gelmà para culminar una gran triangulación. 3-1 y el Reus veía las semifinales muy cerca. Habían actuado con la eficacia que todo equipo grande debe tener cuando tiene superioridad numérica. Parece fácil, pero no lo es.

La segunda mitad fue una exhibición de control de un Reus que nunca dejó entrar el partido en un terreno pantanoso. Supo que tenía que hacer todo lo posible para que no sucedieran cosas. Lo hicieron ante un Lleida que intentó tirar de corazón, pero le faltó puntería porque sus disparos apenas metieron el miedo en el cuerpo a Ballart. La décima falta le dio la oportunidad de matar la eliminatoria. Julià volvió a tomar la responsabilidad, pero esta vez venció Serra en el mano a mano.

El que no perdonó fue Folguera que recortó distancias aprovechando la décima del Reus. Fue en una falta directa en la que mató con sigilo y elegancia. El Lleida buscó el empate con todo. Hasta sin portero en el último minuto de juego. Lo rozó en un remate de Benedetto, pero se encontró el cuarto ya sin portero. Gelmà marcaba el cuarto a falta de 16 segundos y sentenciaba la eliminatoria.

Comentarios
Multimedia Diari