Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Òscar Cadiach, rumbo al Broad Peak

El alpinista tarraconense se ha despedido de forma oficial de la ciudad antes de poner rumbo este domingo al Himalaya donde le espera el Broad Peak, el último 8.000 pendiente en su lista

Iñaki Delaurens

Whatsapp
El alpinista tarraconense se despidió desde el monumento de Sant Magí, donde hizo una ofrenda tibetana. Foto: Lluís Milián

El alpinista tarraconense se despidió desde el monumento de Sant Magí, donde hizo una ofrenda tibetana. Foto: Lluís Milián

Òscar Cadiach ya lo tiene todo preparado para culminar su hazaña. Una nueva expedición al Broad Peak, el último techo del mundo a 8.000 metros que le queda para completar los 14, empieza este domingo a la noche cuando salga del aeropuerto de Barcelona. Este jueves realizó una ofrenda tibetana en el monumento de Sant Magí, entre la playa de l’Arrabassada y la del Miracle, antes de su partida.

Cadiach colgó unas banderas que había traído del Himalaya en el monumento tarraconense en un acto que contó con la presencia de varios medios. Realizó un programa especial en directo de El Pont de Mahoma de Tarragona Ràdio en que analizó los pasos a seguir en esta nueva aventura. 

Una de las claves de esta expedición será encontrar el buen tiempo para coronar la cima

En un ambiente cercano y en confianza, se mostró optimista: «Con nervios pero preparados para este reto que se plantea difícil. El Broad Peak se resiste pero estoy muy a gusto con el proyecto que hemos preparado y contento».    

Una de las claves en la cuarta expedición del tarraconense al Broad Peak central será encontrar el buen tiempo. Hallar esos días de estabilidad climática que den una tregua para coronar la ansiada cima. Cadiach tiene permiso burocrático para el ascenso durante tres meses. Así que si el tiempo se resiste, agotará al máximo el plazo de su salvoconducto.

Cadiach tiene previsto intentar la cima a principio de julio. Aunque si no se pudiera lograr, otra buena opción sería a comienzos de agosto. Para esta ocasión, el alpinista cuenta con una nueva estrategia y la ayuda del compañero pakistaní Muhammad Ali, que reside en un pueblo en altura en la Cordillera del Karakórum y es de las pocas personas que existen experimentadas en el trabajo en cotas altas. Además, está considerado como uno de los mejores alpinistas del país asiático.

Cadiach, junto al monumento de Sant Magí. Foto: Lluís Milián

En cuanto a la estrategia en alta montaña, Cadiach buscará hacer la cima partiendo desde el Campo 4 a unos 7.900 metros. Se sitúa en un repecho desde donde se vislumbra la aresta somital, el último escollo hasta lo más alto. Precisamente en 2015, el tarraconense tuvo que renunciar a la cima en este punto, cuando sólo le quedaban 22 metros de desnivel.

Los ciclos cilmatológicos darán una tregua este verano para ascender el Broad Peak. A diferencia de otros años, en que las olas de calor dieron pie a avalanchas y nieve muy blanda, circunstancias que transforman la montaña y la vuelven peligrosa e imprevista.

Cadiach, como en sus otras ascensiones, buscará coronar la cima sin oxígeno artificial. «Empecé así y no tendría sentido que ahora lo hiciera con ayuda artificial. Quiero seguir con la misma ética que he tenido siempre». De esta manera, cerrará un ciclo a través de los 14 techos del planeta que comenzó con el Nanga Parbat en 1984. Òscar buscará coronar una nueva escalera en forma de montaña para acariciar el cielo.

Temas

Comentarios

Lea También