Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una nueva globalización como resultado de los efectos económicos de la pandemia

La crisis y los cambios en los hábitos de consumo que se prevén como consecuencia de la emergencia sanitaria abren nuevos retos para un mundo interconectado

Josep Tomàs

Whatsapp
Una nueva globalización como resultado de los efectos económicos de la pandemia

Una nueva globalización como resultado de los efectos económicos de la pandemia

Incertidumbre e inseguridad son dos de los adjetivos que definen mejor el contexto económico actual. Esta semana han sido publicados varios de los indicadores macroeconómicos mensuales principales, como por ejemplo la tasa de crecimiento del paro, contratación, ventas y otros. Observando los valores que toman estas cifras cada vez está más claro que el Covid-19 no es únicamente una crisis sanitaria, ya que las medidas aplicadas para su contención han dado un vuelco al día a día de la totalidad de la población y han bloqueado la actividad en gran parte los sectores económicos considerados no esenciales.

Poniendo datos sobre la mesa, en el mes de abril la tasa de paro, sin contar los trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), ha aumentado poco más de un 22% interanual en Catalunya, es decir des del mes de abril del año 2019, mientras que para los empleados que si se han visto suspendidos de empleo de forma temporal esta cifra  supera los 700.000 afectados.

La contratación, como es lógico, también ha caído en picado. Teniendo como referencia el mes de abril del año anterior esta se ha visto reducida un 65%, siendo los sectores que más contratan los relacionados con el reparto, asesoría y otros que se están manteniendo activos durante el confinamiento.

La repercusión de la crisis dista de ser únicamente un fenómeno limitado al Estado español sino que se ha extendido a casi todo el globo al mismo tiempo que el virus que la ha provocado.

El paradigma económico global está cambiando a un ritmo acelerado, así como las relaciones internacionales y los roles de poder en el contexto del mundo globalizado.
La Cambra de Comerç de Tarragona ha intentado esta semana arrojar algo de luz en este asunto organizando una jornada digital titulada ‘La globalización antes y después del Covid-19’.

El paradigma económico global está cambiando a un ritmo acelerado, así como los roles de poder

Josep Maria Moré, titulado en ciencias económicas y miembro de varios consejos de administración fue el encargado de dibujar el boceto de la economía global actual y las previsiones de cara al futuro.

La jornada se inició con un recorrido metodológico para entender diferentes indicadores macroeconómicos, como por ejemplo el PIB «que es la producción final de bienes y servicios de un país en un período de tiempo, normalmente un año», explica Moré.

En los últimos 20 años el PIB económico mundial ha crecido exponencialmente, empujado en gran medida por las economías emergentes de Asia y Latinoamérica, a pesar de esto, «el Covid-19 prevé un decrecimiento generalizado a nivel global», advierte Moré, y remarca que la crisis actual es diferente a una crisis económica tradicional, ya que «las crisis normalmente se deben a factores estrictamente económicos, oferta-demanda, en este caso el shock ha sido externo».

El ponente, pero, también advierte que los datos deben tomarse con cautela, «Las previsiones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial nunca aciertan, no existen varitas mágicas pero ya han sucedido cosas y otras son de esperar».

Sea como fuere, está claro que el nuevo paradigma va a plantear nuevos retos en el futuro. Según Moré el principal será volver a la prosperidad anterior a la pandemia de forma sostenible pero en un nuevo contexto de menor crecimiento potencial, aumento de la pobreza, mayor necesidad de liquidez, menor inversión e inestabilidad.

Los hábitos de consumo también tienen muchas posibilidades de verse afectados, en especial el consumo turístico por el miedo sanitario a nuevos rebrotes y Moré afirma que «estamos en una época de transición entre el capitalismo industrial y el capitalismo tecnológico».

El proceso de globalización también se ha visto alterado y el cambio en los roles de poder va a acelerar con la crisis económica. Teniendo esto en cuenta, Moré pregunta: «¿Está dispuesto occidente a que China marque la tendencia global?».

Temas

Comentarios

Lea También