El Nou Estadi vuelve a ser el fortín de los últimos años

Con la victoria al Castellón ya son cuatro partidos seguidos en el feudo grana

| Actualizado a 21 noviembre 2022 17:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Los equipos se tienen que hacer fuertes en casa si quieren conseguir el objetivo. Mañana viene el líder y ha ganado sus seis partidos en casa, fuera solo ha ganado uno. Confiamos en ganar el cuarto partido seguido en casa». Raül Agné avisaba antes del partido ante el Castellón y cumplió.

El Nàstic volvió a ser ese equipo temible en casa que gana por lo civil o lo criminal. Decía Jorge Valdano sobre Arturo Vidal que era un caballo de paseo o de guerra, pues bien este conjunto grana en casa da la sensación que también sirve para lo mismo. Te gana un partido sufriendo, pero también te lo puede ganar brillando. Las cuatro victorias consecutivas ante Amorebieta, Murcia, Numancia u Castellón refrendan que el equipo como local vuelve a ser una máquina de triturar rivales. 12 de los últimos 12 puntos y 13 de los 18 que ha habido en juego en total.

Estadísticas que dan vértigo y que le colocan entre los mejores del grupo II de la Primera RFEF, siendo el Castellón el mejor equipo en este apartado con seis victorias en seis partidos.

En el vestuario grana se ha recuperado ese convencimiento de que el equipo en casa va a terminar ganando. «Otra vez como el año pasado, hemos sufrido, pero siempre ganamos», era una de las frases pronunciaba uno de los jugadores fuera de micrófonos en los aledaños del Nou Estadi. Se sienten ganadores. La plantilla es consciente de que el clima que se genera en casa ayuda a conseguir imposibles. El partido ante el Castellón era una oportunidad para dar un golpe en la mesa. Ya se sabía que no iba a ser fácil y por eso no hubo problema en ponerse el mono de trabajo. Se hizo y se ganó. Además este Nàstic está demostrando que ya ni siquiera necesita dejar la portería a cero para llevarse los tres puntos al zurrón. Ha ganado en maldad en el área rival y en casa ya suma 10 goles en seis partidos. 14 dianas ha marcado en total en toda la temporada, por lo que los granas pueden presumir de pegada.

Lo cierto es que no es extraño ver al Nàstic disfrutar y ganar como local porque este mismo bloque de jugadores liderados por Raül Agné lograron el año pasado firmar el mejor arranque liguero de la historia del Nou Estadi. Firmaron cinco victorias en los primeros cinco partidos en un inicio para el recuerdo que puso el listón muy alto. Este año no se ha podido superar, pero la intención sí que es terminar con más puntos en casa que el año pasado cuando hayan pasado 38 jornadas. No será fácil, pero la dinámica del equipo invita a pensar que no es ni mucho menos una remota posibilidad.

El reto, superar el año pasado

El año pasado, el Nàstic sumaba 16 puntos tras seis partidos en casa. Este año suma 13 puntos, solo tres menos, por lo que el inicio de curso ya se puede calificar de excelente. La temporada la terminaron los granas con 41 puntos en su casillero, siendo el quinto mejor equipo en esta estadística de todo el grupo II. 28 puntos faltan este año para igualar esa estadística y todavía quedan en juego 39. No será fácil la misión, pero cuidado porque la inercia da para ser optimistas.

El próximo encuentro en casa será dentro de dos semanas ante el domingo 4 de diciembre ante el Sabadell. Antes, los granas visitarán el feudo del Real Unión.

Comentarios
Multimedia Diari