Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nuevo récord de concentración de CO2 en la atmósfera en 2016

La Organización Meteorológica Mundial culpa al uso de energías fósiles, entre otros factores

Álvaro Soto

Whatsapp

El Acuerdo de París está siendo desbordado por la dura realidad. La concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera aumentó a una velocidad récord en 2016 y alcanzó el nivel más alto en los últimos 800.000 años, según el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), perteneciente a la ONU, sobre los gases de efecto invernadero. La entidad asegura que «los bruscos cambios observados en la atmósfera en los últimos 70 años no tienen precedente». 

En 2016, la concentración media mundial de CO2 alcanzó las 403,3 partes por millón, frente a las 400,00 partes de 2015. La cifra representa un aumento de casi el 1% interanual, pero, sobre todo, es un 145% superior a los niveles previos a la revolución industrial, en 1750. El informe de la OMM se presenta en vísperas de las negociaciones de Bonn (entre el 6 y el 17 de noviembre), que servirán para concretar los Acuerdos de París, e insiste en que las causas de este aumento en los últimos tres siglos se encuentran en las actividades humanas. 

El aumento de la agricultura intensiva y la deforestación también han influido en negativo

El crecimiento demográfico, unas prácticas agrícolas más intensivas, un mayor uso de la tierra y el aumento de la deforestación, la industrialización y el consiguiente uso de energía de fuentes fósiles han contribuido a esta aceleración de los gases de efecto invernadero. Además, «un potente episodio de El Niño», un fenómeno climático que cada cuatro o cinco años aumenta las temperaturas del océano Pacífico y provoca inundaciones y sequías, ha acelerado el proceso.
Pero lo más importante son las consecuencias de estos niveles tan altos de dióxido de carbono, que «podrían producir cambios sin precedentes en los sistemas climáticos y graves perturbaciones ecológicas y económicas», indica la Organización Meteorológica Mundial. «Si no reducimos rápidamente las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero, nos veremos abocados a un peligroso aumento de la temperatura hacia finales de este siglo, muy por encima de la meta fijada en el Acuerdo de París sobre cambio climático», alertó el secretario general de la OMM, el finlandés Petteri Taalas. «Las generaciones futuras heredarán un planeta que resultará sumamente inhóspito», aseguró.

«Si no reducimos rápidamente las emisiones de gases con efecto invernadero, y principalmente de CO2, nos enfrentaremos a un peligroso aumento de la temperatura en lo que queda de siglo, muy por encima del objetivo fijado en los Acuerdos de París», resaltó Taalas. 

El director del programa de la ONU para el Medio Ambiente, Erik Solheim, recordó que «el tiempo apremia». «Hay que alterar la tendencia. Ya contamos con soluciones para enfrentarnos a este desafío. Solo la falta la voluntad política», denunció.

Temas

Comentarios

Lea También