Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tres diputados tarraconenses, los que defienden a los estibadores en el Congreso

El Gobierno fracasa y no logra tirar adelante el decreto de los estibadores. El Congreso tumba la reforma de la ley. Los sindicatos desconvocan la huelga prevista para hoy y la próxima semana

Núria Riu

Whatsapp
El colectivo de estibadores tras conocer el resultado de la votación en el Congreso de los Diputados.  Foto: efe

El colectivo de estibadores tras conocer el resultado de la votación en el Congreso de los Diputados. Foto: efe

n Tarragona fue protagonista en la no aprobación en el Congreso de los Diputados del Real Decreto ley de los estibadores. Hasta tres diputados comparecieron en la tribuna de oradores para tumbar el tercer real decreto impulsado por un Gobierno de la historia de la democracia. «Ha sido muy emocionante porque esto no pasaba en el Congreso desde 1979», decía Fèlix Alonso, diputado de En Comú Podem y portavoz en la Comisión de Fomento.

Para Fèlix Alonso lo de ayer es «el primer paso para encarrilar la negociación y que pueda haber un acuerdo entre ambas partes, porque esto lo que hacía era trocear el sector para deshacerse de ello y que unos cuantos ganen más dinero».

La intervención de Jordi Salvador (ERC) comenzaba con un saludo a los profesionales tarraconenses y de los puertos del Estado que asistían a la sesión. Defendió que «tener un buen salario no es un delito» y que en un contexto con cifras récord de exportaciones «no puede desregularizarse el sector con la entrada de ETTs o que permitan que tripulaciones de barcos extranjeros puedan reventar la estiba».

Salvador argumentaba que «esto (al Gobierno) va a hacerles pensar en muchas cosas. Aterrizar en el mundo real y ver que si no fuera por el tema de Catalunya hay un Congreso de izquierdas».

El republicano, con una larga trayectoria sindicalista, forma parte de la Comisión de Empleo y ayer lamentó que la intervención del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, «parecía la que podría haber hecho el abogado de la patronal».

Para el alcalde de Tortosa (PDeCAT), Ferran Bel, este varapalo «es la constatación de que el Gobierno del Partido Popular sigue actuando como si tuviera la mayoría absoluta. Se han dado cuenta de que no todo se aprueba por Real Decreto. Gobernar es pactar».

Bel apuntó que era «completamente previsible» que al final acabara tumbándose. «La negociación no prosperaba ni tampoco había mucha receptividad para abordarlo. Es incomprensible que después de tantas semanas todo siguiera igual, cuando estamos hablando de una sentencia no sobrevenida».

Tanto Bel como Alonso y Salvador aseguran que en el Congreso están bien enterados de los problemas de Tarragona. «El peso que tenemos es importante.Se ha hablado de Covestro, de redes cerradas o de deslocalizaciones. Llevo cerca de 65 intervenciones», dice el republicano.

Por su parte, Alonso pone en valor la actividad en materia de infraestructuras. Los problemas de cercanías, el Corredor del Mediterrani y ahora el apeadero de Bellissens han entrado en el debate. «Es positivo que se visualice Tarragona y que pongamos encima de la mesa los problemas que tenemos».– núria Riu

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También