Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion Editorial

Ciencia al servicios de todos

Los progresos farmacéuticos han de pasar al acervo colectivo para que beneficien a todos

Diari de Tarragona

Whatsapp

El premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz, ha salido a la palestra para advertir de la necesidad de que los tratamientos y vacunas contra la Covid-19 se mantengan en el territorio de la ‘ciencia abierta’, y se aparten por lo tanto del territorio privado en que las grandes farmacéuticas se adueñan de las patentes, a menudo logradas gracias a las facilidades que ofrecen las ayudas públicas, para convertir la curación de las enfermedades en una cuestión de mercado. La comunidad científica global parece dispuesta a facilitar en lo posible el hallazgo de vacunas y antivirales, intercambiar experiencia, cooperar en las investigaciones y proporcionar resultados inmediatamente, para atajar cuanto antes la amenaza. Pero no está claro que si el descubrimiento no proviene de alguna institución pública, o de la cooperación entre varias de ellas, quede al alcance de todo el mundo. Conviene decir a toda prisa que no sería admisible que la curación del coronavirus quedase supeditada a alguna patente que consolidase un monopolio.

Para evitarlo, hay que favorecer las fórmulas cooperativas patrocinadas por la OMS. Costa Rica ya ha pedido a la OMS que cree un grupo voluntario de derechos de propiedad intelectual para los tratamientos de la Covid-19, que permitiría a diversos fabricantes proporcionar medicamentos y test de diagnóstico a precios asequibles. La idea no es nueva y desde hace años Naciones Unidas y la OMS mantienen un Fondo de Patentes de Medicamentos para ampliar el acceso a tratamientos contra el VIH, la hepatitis C y la tuberculosis, de forma que ahora se trataría de añadir a la lista el nuevo coronavirus. Esta nueva enfermedad vírica, que debe ser una lección para toda la comunidad científica y los sistemas sanitarios, habría de provocar grandes cambios en la investigación clínica, que no puede ser abandonada a la simple competencia mercantil. Del mismo modo que la sanidad pública ha resultado ser insustituible en esta pandemia, los progresos farmacéuticos han de pasar al acervo colectivo para que beneficien indiscriminadamente a todos.

Temas

Comentarios

Lea También