Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Curiosa consulta en Altafulla

Da la impresión de que se pretende que acceda poca gente a la votación

José Daniel Vila Robert

Whatsapp

En la tranquila y pacífica villa de Altafulla, comarca del Tarragonés y vecina de Tarragona, desde hace unos meses sus vecinos andan muy revueltos y a diario me invitan, no sé si con intención maliciosa, a que escriba sobre el tema. Me resisto a hacerlo, por razones de tranquilidad y sosiego. Pero ante la lectura de un extraño bando municipal, me decido a hacerlo, con respeto a mi buen amigo y alcalde, Félix Alonso, que desde que fue ascendido a diputado del Palacio de la Carrera de San Jerónimo en Madrid, parece ser que está perdiendo el apoyo vecinal de la mayoría del pueblo.

Las razones del actual malestar vienen dadas por dos polémicos y controvertidos proyectos. En primer lugar y por orden de costes, la reurbanización de la Vía Augusta en el Barrio Marítimo, un ambicioso y costoso proyecto que afecta a una ancha vía que, hasta el momento, no había presentado problema alguno y en segundo lugar la remodelación viaria, contra lo que inicialmente se había acordado, de la calle de Martí Ardenya, en la zona de los Ravals, adyacente a la emblemática y singular Vila Closa.

Y a todo ello el Ayuntamiento de Altafulla acaba de publicar un curioso bando municipal, relativo al segundo proyecto, convocando este sábado a la realización de una consulta popular sobre el proyecto de remodelación viaria de Martí Ardenya. Se da la paradoja de que sólo podrán emitir su opinión y votar determinadas personas con un cúmulo de requisitos que exceden de la burocracia más rancia y minuciosa. Que si los propietarios de inmuebles de las calles tal y cual (aunque acudan de peras a uvas); que si los arrendatarios de tales inmuebles que estén censados; que si los comerciantes con establecimientos abiertos al público que cumplan tal y cual; que si etc. Da la impresión de que se pretende que acceda poca gente a la votación, con finalidades de convertir, sin más, lo provisional en definitivo.

Bueno, pues yo resulta que paso varias veces al día por las calles afectadas y, obviamente, conozco a fondo la problemática viaria generada, pero resido en una calle aneja que, según la minuciosa burocracia establecida al respecto, no me legitima para opinar ni votar. En mi opinión, en cuestiones se circulación y seguridad vial, lo deseable sería que se pidiera un informe a los técnicos del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), que son los que saben, aunque luego la decisión de los técnicos sea postergada, como suele ser habitual, por la de los políticos, pero el informe queda. También sería conveniente conocer la opinión del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, al estar afectados una torre medieval y las murallas.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También