Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Educar al ciudadano del siglo XXI

Formar a los profesionales que las empresas demandan requiere de una transformación radical de nuestro sistema educativo

Whatsapp

Hay trabajo, sí, pero quizá no para todos. Las empresas buscan sobre todo ingenieros, informáticos y administrativos con un elevado conocimiento de idiomas. Si algo queda claro al estudiar los perfiles laborales más demandados es la relación directa entre la formación y la capacidad para lograr un hueco en el mercado laboral. Pero las empresas no buscan sólo títulos, sino que se interesan por profesionales emprendedores, con iniciativa, flexibles, con conocimientos técnicos actualizados, con una predisposición a viajar dentro y fuera del país, preparados para afrontar los cambios y posibles fracasos. Esperan madurez y personas equilibradas, creativas, críticas, autónomas, con altas capacidades sociales para trabajar con cualquier persona, en cualquier lugar y momento. Formar a este tipo de profesionales requiere de una transformación radical del sistema educativo para que sea compatible y armonioso con el empleo que se demanda. Porque hoy ya no sirven la escuela ni los modelos de aprendizaje de hace cuarenta años, muy estructurados y rígidos, que condenan la creatividad, castigan el error y están basados en la transmisión de conocimientos con un fin puramente académico. Necesitamos un revolucionario cambio en la forma de enseñar y de aprender. Y eso implica, entre otras cosas, que los políticos dejen de utilizar la educación como un arma arrojadiza y la conviertan en un prioritario asunto de Estado. Nos va el futuro en ello.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También