Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion Editorial

El regreso de Ciudadanos

La decisión de apoyar a Sánchez en la prórroga del estado de alarma es el pistoletazo de salida de un retorno al centro 

Diari de Tarragona

Whatsapp
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, interviene desde su escaño durante el pleno del Congreso. FOTO: EFE

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, interviene desde su escaño durante el pleno del Congreso. FOTO: EFE

Ciudadanos ha recuperado el protagonismo, a pesar de su escasa fuerza en el Congreso. Considerado como el partido responsable de que hubiera que repetir las elecciones de abril de 2019, al frustrar con su deslizamiento hacia la derecha la mayoría de centro-izquierda. Aquel bloqueo obligó a celebrar nuevas elecciones en noviembre en las que Ciudadanos, que llegaba a ellas con 57 escaños, obtuvo solamente 10, lo que acabó con la carrera política de su líder, Albert Rivera. Tras aquel periplo era lógico que quienes, tras un largo proceso sucesorio, se situaron al frente de Ciudadanos –con Arrimadas a la cabeza– reflexionaran sobre el más espectacular hundimiento de un partido en toda la etapa democrática. La pretensión de Rivera de convertirse en líder del hemisferio derecho, descabalgando a un PP que a pesar de hallarse en horas bajas tiene una gran implantación económica, social e intelectual en el país, era descabellada y así lo dictaminaron los electores. Ciudadanos había nacido como una fuerza centrista destinada a evitar que el bipartidismo imperfecto tuviera que pivotar sobre los nacionalismos periféricos y por ello, en su primera fundación, se proclamó a la vez liberal y socialdemócrata, emulando al FDP alemán, un partido liberal que fue eficacísima bisagra en su país entre socialcristianos y socialdemócratas, que gobernó con ambos y que aportó ideas luminosas a la política europea. Arrimadas, brazo derecho del antiguo líder, tenía que producir un deslizamiento verosímil, y por tanto gradual, que ha empezado a notarse. La decisión de apoyar al PSOE de Pedro Sánchez en la renovación del estado de alarma por otros 15 días es probablemente el pistoletazo de salida de un retorno al centro que puede ofrecerle oportunidades de supervivencia. Y coloca al PP en una tesitura peligrosa: si refuerza su componente centrista para evitar el crecimiento de C’s, corre el riesgo de que Vox lo abandone. Y si estrecha lazos con Vox, el centro quedará fuera de su alcance, ya que lo lógico es que la evolución de Ciudadanos incluya su creciente alejamiento de Vox.

Temas

Comentarios

Lea También