Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El rey saudí y el AVE de Medina a La Meca

Para el rey fallecido, el megaproyecto del AVE correspondía a un gesto de solidaridad
Whatsapp

En el mes de octubre de 2011, el consorcio Al Shoula, integrado por las empresas saudíes Al Shoula y Al Rosan y doce compañías españolas, resultó adjudicatario del diseño y la construcción de la infraestructura ferroviaria y el suministro de 36 trenes de alta velocidad para el AVE entre Medina y La Meca. La garantía a prestar fue del diez por ciento del importe del contrato, que ascendía a 6.736 millones de euros, y en mayo de 2012, el consorcio firmó con cuatro bancos españoles (BBVA, Banesto, Sabadell y CaixaBank) y dos extranjeros (Credit Agricole y Deutsche Bank) una línea de avales por valor de 665 millones. Pero debido a la elevada prima de riesgo española entonces existente, que afectaba muy directamente a los bancos en sus costes de financiación, la comisión del aval, en principio proyectada por debajo del dos por ciento anual, se disparó al cuatro por ciento, lo que ha generado al consorcio un sobrecoste anual de al menos 13,30 millones de euros. Recientemente, el consorcio ha planteado a los bancos la refinanciación de la línea de avales a un precio más bajo. Por el momento, y muy a pesar de la llamada del consorcio a apretar filas en favor de la Marca España, los bancos no han accedido a la rebaja, lo cual resulta fácilmente entendible a la luz de la perentoria necesidad del sector financiero de mejorar su baja rentabilidad sobre el capital.

Pero, a estas alturas acaba de fallecer el rey de Arabia Saudí, Abdullah bin Abdulaziz al Saud, hombre clave a la hora de hacer frente a presiones muy fuertes sobre a quién conceder dicha infraestructura. El consorcio español fue el beneficiario, merced a la decisión de un hombre sencillo y abierto que a lo largo de casi 20 años, primero como regente por incapacidad del rey Fahed y luego como sucesor a título de rey, llevó las riendas de aquel reino en momentos nada fáciles. Solo hay que recordar el 11S y luego los graves atentados en el año 2003, en su propio país.

Fue un rey posibilista, alguien que creía en la posibilidad de reformar su país gradualmente. Ahora le sucede el príncipe Salman, que y ha anunciado continuidad familiar en la gerencia del país para asegurar la tan necesaria unidad y estabilidad. Además, el sistema sucesorio se ha blindado con la petición al pueblo saudí de fidelidad hacia el príncipe heredero, Muqrin bin Abdulaziz, lo cual constituye una novedad. El príncipe Muhamad bin Naif, actual ministro del Interior y primer nieto del fundador, ha sido designado sucesor del príncipe heredero. Se ha bajado un escalón para comenzar con una nueva generación. El príncipe Muhamad es hermano del príncipe Saud, que fue durante ocho años embajador en Madrid y a quien sigue en edad.

Para el rey fallecido, el megaproyecto del AVE correspondía a un gesto personal de solidaridad, acorde con su título y papel como ‘Servidor de los Santos Lugares’ (La Meca y Medina). Él deseaba facilitar uno de los deberes de todo buen musulmán: la peregrinación. Más de tres millones de creyentes se aprestan cada año a realizar el hajj y el número de peregrinos es creciente. La infraestructura y logística que esto requiere de aquél Gobierno, aparte de otras consideraciones como la seguridad, es ingente.

Este proyecto estrella del AVE Medina-La Meca unirá dos ciudades separadas por 454 kilómetros y de obligatoria visita para el peregrino y será una obra que facilite enormemente estos desplazamientos masivos, 166.000 peregrinos diarios que transportará el AVE, además de ser un corredor vital entre dos de las grandes ciudades de aquel reino.

Antiguamente los peregrinos llegaban al puerto de Yeda que debía acoger a los creyentes en condiciones muy precarias. El país era muy pobre, hasta que llegó la explotación del petróleo, las rentas del nuevo Estado provenían básicamente de los ingresos obtenidos de la peregrinación.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También