Más de Opinion

Opinion Editorial

Empleo y desigualdad

Diari de Tarragona

Whatsapp
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Uno de los peores efectos de la pandemia será, su impacto sobre el empleo y, con él, sobre la distribución de la renta. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), España destruyó 1,074 millones de empleos a lo largo del segundo trimestre de este año,. Se trata de la mayor destrucción de la serie histórica que supera, por mucho, los peores resultados de la crisis económica de 2008 cuando el empleo cayó en 489.600 en el cuarto trimestre. Ello además en el segundo trimestre del año, que suele ser un periodo bueno para el empleo al recoger el inicio de la Semana Santa y la puesta en marcha de la temporada veraniega, pero el confinamiento recortó un millón empleos hasta los 18,6 millones de ocupados. Pese a la frialdad de toda estadística, hay datos que ponen los pelos de punta aún sin ponerles rostro. Por ejemplo, los hogares con todos sus miembros activos en paro aumentaron en el segundo trimestre en 74.900, hasta un total de 1,1 millones.

En Tarragona, las cifras tampoco son alentadoras. El virus destruye 180 empleos cada día en la provincia. De abril a junio se perdieron 16.200 puestos de trabajo, el triple que en el inicio de la crisis financiera de 2008 y el paro se dispara hasta el 18,7%. Y llueve sobre mojado. La actual crisis se ceba con los más débiles. Los datos de ayer así lo corroboran. Los empleados temporales han sido, de nuevo, los más afectados. También lo ha corroborado la OCDE en su informe Employment Oulook 2020. Según el mismo, el 25% de los ocupados que más ganan han tenido una probabilidad de continuar trabajando un 50% superior al 25% de los que menos ingresan. Además, y en parte reflejando estructuras sectoriales del empleo, autónomos, trabajadores a tiempo parcial, asalariados con contrato temporal, jóvenes y mujeres se están viendo más duramente impactados por el choque de la Covid-19.

Habrá que estar alerta por tanto, no solo a cómo se recupera el empleo sino también a cómo se actúa para que la brecha de la desigualdad no siga al alza.

Temas

Comentarios

Lea También