Exiliados

La República es la democracia por antonomasia, pero en España no hemos tenido suerte con ellas. La Primera  duró once meses, tuvo cuatro presidentes y acabó bajo las órdenes del general Pavía

JOSE-DANIEL VILA ROBERT

Whatsapp
JOSE-DANIEL VILA ROBERT

JOSE-DANIEL VILA ROBERT

Exiliarse equivale a abandonar el país o el lugar donde se vive, por razones políticas o económicas. Es un acto de desvergüenza o arrepentimiento. Aunque no se haya referido en tales términos, el Rey Emérito Juan Carlos I y ex Jefe de Estado de España, se ha desplazado a Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos (EAU), en el Golfo Pérsico. No obstante, la monarquía borbónica continúa con Felipe VI al frente. Ahora se habla sobre una Tercera República, con el apoyo de quienes quieren acabar con el régimen y período más largo de libertades que ha tenido España en su historia reciente. Teóricamente, en mi opinión, la República es la democracia por antonomasia, pero en España no hemos tenido suerte con ellas. 

La Primera República duró tan solo once meses, tuvo cuatro presidentes y acabó bajo las órdenes del general Manuel Pavía Rodríguez de Alburquerque, más tarde Capitán General de Cataluña, al disponer que una dotación de la Guardia Civil desalojara a los diputados del hemiciclo, disolviendo las Cortes. La Segunda, nos llevó a una cruenta Guerra Civil de tres años y a una dictadura de casi cuarenta.

Pero si retrocedemos a través de la historia no muy lejana, corroboramos que, en España, lo habitual ha sido que los Jefes de Estado hayan terminado sus días exiliados, por diversas razones. Por todo ello, no hay que extrañarse por el repentino exilio del Rey Emérito, que ha seguido el mismo camino que sus antecesores. Constituye una auténtica vergüenza, observar el destino final de las seis personas que, a lo largo del siglo XX, han ocupado la Jefatura del Estado. El Rey Alfonso XIII, se fue al exilio en 1931 y murió en Roma en 1941. Niceto Alcalá Zamora, presidió la Segunda República española entre 1931 y abril de 1936, mientras el estallido de la guerra le sorprendió en Noruega y nunca volvió a España, muriendo en el exilio en Buenos Aires, Argentina, en 1949.

Durante el siglo XX el único ocupante de la Jefatura del Estado que ha muerto en su país ha sido Francisco Franco, el único que ejerció como dictador desde la Jefatura del Estado

A Alcalá Zamora le sucedió en la Presidencia, interinamente, entre abril y mayo de 1936, Diego Martínez Barrio que, tras la Guerra Civil, fue presidente de la República en el exilio y murió en París en 1962. El último presidente de la Segunda República, Manuel Azaña, se exilió en febrero de 1939 y falleció al año siguiente en Montauban, Francia.
Así que, teniendo en cuenta lo anterior, el único ocupante de la Jefatura del Estado, durante el siglo XX, que ha muerto en su país ha sido Francisco Franco, el único que ejerció como dictador desde la Jefatura del Estado, pues el otro dictador del siglo XX, el general Primo de Rivera, también murió en el exilio, pero solo ejerció como Jefe de Gobierno. Franco murió en un hospital de Madrid. Ahora, nos encontramos frente a la posibilidad de que el Rey Emérito Juan Carlos I, titular de la Jefatura del Estado entre los siglos XX y XXI, también acabe muriendo en el exilio, para regocijo de todos aquellos políticos actuales, que no son pocos, que apoyan la llegada de la Tercera República.

Francia, a lo largo del siglo XX, ha tenido quince Jefes de Estado, de los que solo vive uno: Valery Giscard d’Estaing. Ni uno solo ha muerto en el exilio. En otros Estados miembros de la Unión Europea (UE), si ha habido algún Jefe de Estado muerto en el exilio, como monarcas destronados, tales como Humberto de Italia, el Duque de Windsor o Carlos de Austria-Hungría. Son excepciones, mientras que, en España, morir en el exilio, lamentablemente, es lo habitual. 

Como reflexión final, algo han hecho muy mal los políticos españoles, a lo largo y ancho del siglo XX. ¿Seguirán haciéndolo tan mal, a lo largo y ancho del siglo XXI? Transcurridas ya las dos primeras décadas, en mi opinión, todo sigue igual de mal o peor que antes. 

Temas

Comentarios

Lea También