Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La Generalitat apuntala BCN World

Los inversores, entre ellos el promotor inicial Veremonte, quieren conocer el Plan Urbanístico antes de invertir un euro
Whatsapp

El proyecto de BCN World sigue adelante. Es el mensaje nítido, diáfano y sin dar opción a especulación alguna que ha querido transmitir la Generalitat al anunciar que se hace cargo de los terrenos que deben albergar el complejo lúdico. A través del Incasòl, el Govern firmará hoy con la Caixa, propietaria de las 150 hectáreas del Centro Recreativo y Turístico de Vila-seca y Salou, una opción de compra de un año y medio de duración. Durante este período deberá estar concluido el Plan Urbanístico por el que se regirán los usos y las construcciones en la zona. Precisamente el hecho de que no esté terminado dicho plan ha sido el principal argumento que ha esgrimido Veremonte, la empresa de Enrique Bañuelos que ha impulsado BCN World, para no hacer efectiva su opción de compra de los terrenos, que finalizaba ayer. Es lógico que un inversor quiera saber a ciencia cierta qué utilidad (y por tanto qué rentabilidad) tendrán los terrenos que adquiere. La Generalitat garantiza con esta jugada (el denominado ‘plan B’ de que habló el conseller Puig) que se mantenga intacta la esperanza en un proyecto turístico vital para dar un nuevo impulso a la Costa Daurada y a toda la industria del ocio de Catalunya. El recuerdo de los inicios de PortAventura nos debe hacer reflexionar sobre el hecho de que cualquier proyecto ambicioso y complejo atraviesa siempre por múltiples vicisitudes. Seguramente habrá muchas más, pero no por ello conviene desesperar.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También