Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La tinaja agrietada

Un hombre de una aldea india perdida acudía diariamente a buscar agua a una fuente lejana
Whatsapp

Un hombre de una aldea india perdida acudía diariamente a buscar agua a una fuente lejana. La transportaba en dos tinajas que sostenía, una a cada lado, de los extremos de un palo que cruzaba sobre sus espaldas.

Una de las tinajas estaba un poco agrietada, así que llegaba a casa medio vacía. Quienes del pueblo le veían llegar le recomendaban que la cambiara, pero él se resistía a hacerlo. Hasta que un día su mujer, que generalmente encontraba bien todo lo que hacía su marido, se sumó a la presión para que se deshiciera de una vez de la tinaja defectuosa que perdía agua.

Mañana te explicaré mis motivos –le dijo él– y entonces comprenderás por qué lo hago. Y al día siguiente ella le acompañó a la fuente. Observó entonces que una cuneta del camino estaba llena de flores. Sí –le dijo el buen hombre–, estas flores alegran el camino a los que pasan por él. Son las que te traigo como señal de mi amor.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También