Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Malos tiempos para razonar

El período electoral por el que atravesamos dificulta encontrar una solución racional al problema catalán que Rajoy al fin reconoce

Whatsapp

La hoja de ruta de las formaciones independentistas, recogida en su escueto programa electoral, dio ayer su primer y desafiante paso. Efectivamente, en una actuación parlamentaria inédita en su tono y en su contenido, Junts pel Sí i la CUP registraron ayer en el Parlament una moción conjunta para dar inicio al proceso de independencia. El histórico gesto tenía lugar mientras un gran despliegue de la Policía Nacional entraba en el domicilio familiar de Jordi Pujol para registrar la habitación en la que su hijo Jordi Pujol Ferrusola convalece de una intervención quirúrgica. El guión resulta tan rebuscado que se hace imposible atribuirlo a ninguna mente maquiavélica. Con la misma sorpresa, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecía ante los medios de comunicación con una inusitada rapidez para anunciar con tono firme que mientras él sea presidente nadie romperá la unidad de España. Rajoy pactó la declaración con Pedro Sánchez y con Albert Rivera. Es evidente que el Gobierno se ha tomado por fin en serio el problema de Catalunya. No estamos ante un calentón de cuatro iluminados. El descontento se dejó pudrir inconscientemente y ahora puede ser muy tarde para encontrar una solución razonable. Por el tono de ayer de Rajoy, es previsible que el desafío de JxSí y la CUP tenga una inmediata repuesta, quizás desde Fiscalía. Desde luego el período electoral dificulta la racionalidad. Ahora no queda más remedio que esperar.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También