Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Monumento al Periodismo

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Wifredo Espina, inconformista y sincero ha construido en Quan volien silenciar-me (Editorial Pagès) un monumento al Periodismo, al que ha dedicado una vida que estuvo muy ligada a ‘El Correo Catalán’ donde entró en 1961, el mismo año que se casó con una joven de Reus, Maria Dolors Pahí, con la que ha tenido cinco hijos y una historia de felicidad.

En la dictadura, en ‘El Noticiero’ de Zaragoza recogíamos sus artículos, porque eran la avanzadilla hacia la democracia. Luego trabajé a sus órdenes –donde coincidí con Correal– como deja constancia en su libro en el que cita a 600 personas, entre ellas al redactor que se despedía cada día diciendo «Adiós a todos menos a uno».

Junto a reflexiones profundas, abundan las anécdotas como las de su relación con el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, que un día que compartían manteles con un tercero, le dijo: «Durante esta cena, y excepcionalmente, nos trataremos de tú».

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También