Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Revisar el catastro, pero a la baja

Whatsapp
Como no hay mal que por bien no venga la interinidad del Gobierno del Estado impedirá que pueda aprobarse dentro de los presupuestos del 2017 el incremento sobre los valores catastrales que han pedido medio centenar de ayuntamientos de la demarcación de Tarragona. Este incremento, de producirse, repercutiría en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), entre otros tributos. Si algún municipio decide finalmente aplicar un incremento del IBI deberá hacerlo incrementando el tipo impositivo dentro del margen que le permite la ley, pero ya no podrá echar las culpas al Estado si el recibo viene con un incremento. Esperemos que ningún ayuntamiento caiga en esta tentación por muy lejanas que se vislumbran todavía las elecciones municipales. No están los tiempos para seguir cargando con más impuestos a la clase media, es decir la que en definitiva posee bienes inmuebles sobre los que pivota este gravamen. Si bien es cierto que hace años el valor catastral estaba muy alejado al valor real de mercado de los inmuebles, en la actualidad es habitual que suceda a la inversa como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria. En no pocos municipios y barrios el valor catastral de algunos inmuebles está por encima de lo que dicho bien inmueble puede cotizar en el mercado. Sería prudente que mientras la situación económica no recupere de verdad el pulso, debería mantenerse congelada toda tentación recaudatoria.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También