Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Vacunación sin ninguna duda

Es comprensible que algunos tratamientos médicos generen controversia, pero si algún avance es indiscutible es la vacunación
Whatsapp

El caso del niño de Olot afectado de difteria ha tenido un fatal desenlace. El pequeño de seis años, el primer caso de esta enfermedad detectado en Catalunya en 32 años, murió en la madrugada de ayer en el Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona. El menor no pudo recuperarse de los daños causados por la enfermedad que contrajo a finales de mayo. Tenía afectadas las funciones respiratorias, cardíacas y renales por la toxina de la difteria, y necesitaba respiración asistida, estaba conectado a un riñón artificial y llevaba varios días con circulación extracorpórea. El trágico final añade más trascendencia al debate suscitado a raíz de este caso. El niño de Olot no estaba vacunado de la difteria por expreso deseo de sus padres. Tras conocerse la fatal noticia el conseller de Sanitat, Boi Ruiz, ha asegurado que tan víctimas son «los niños no vacunados como los padres que con informaciones inadecuadas no les vacunan». Y ha asegurado que «esto no puede volver a pasar. La gente tiene que vacunar a sus hijos. Es muy triste que en un país donde nadie tiene problemas para acceder a la vacunación se produzca un caso como este», insistió. Es inevitable que dentro de la medicina haya distintas corrientes que ponen en tela de juicio determinados tratamientos o métodos curativos. Pero en el caso de las vacunas los beneficios reportados a la humanidad están fuera de toda duda. Es lamentable que un falso progresismo lo acabe pagando un niño inocente.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También