Más de Reus

Alforja planta cara a un macroproyecto de central eólica y consigue paralizarlo

El pleno municipal aprobó una modificación del POUM para evitar la instalación de los molinos. Las entidades ecologistas aseguran que se tendrán que dar nuevos pasos

CARLES BARDOU CIURANA

Whatsapp
Alforja es el municipìo más afectado por la central eólica ‘El Molló’. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Alforja es el municipìo más afectado por la central eólica ‘El Molló’. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Ayuntamiento de Alforja ha conseguido, de momento, paralizar la ejecución de la central eólica ‘El Molló’, en la Serra del Mirador. La modificación parcial del Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) fue aprobada por unanimidad de las tres formaciones políticas con representación en el consistorio (PDeCAT, ERC y PSC). El alcalde de Alforja, Juanjo Garcia, ha querido remarcar esta «oposición frontal al proyecto del parque eólico». Esta modificación, según explica, «refuerza la protección especial que ya tenía este territorio desde hace 20 años, cuando hubo otro proyecto similar y el Ayuntamiento de entonces ya decidió protegerlo». A partir de ahora, asegura el alcalde, «no se va a autorizar ningún tipo de licencias en esta zona».

Las entidades ecologistas han valorado positivamente este consenso para conseguir la modificación. Desde el GEPEC-Ecologistes de Catalunya aseguran que es una herramienta eficaz, pero «a corto plazo porque solo se consigue una parálisis de un año, prorrogable a otro», afirma Quim Guasch, técnico de defensa ambiental de la asociación. Consideran que, ahora, hace falta «aprovechar estos dos años de margen para definir en qué zonas del municipio se podrán implementar este tipo de infraestructuras». Desde el GEPEC se recomienda hacerlo en áreas que «ya estén degradadas». Es el mismo planteamiento que contempla Casi Rodríguez, presidente de la asociación Amics de l’Ermita de la Mare de Déu de Puigcerver. Explica que, desde la entidad que vela por la conservación del santuario, «creemos que no tiene sentido dañar un espacio como este, sobre todo cuando hay otras zonas que ya están dañadas, donde se podrían ubicar los molinos». Por su parte, Garcia considera que los aerogeneradores «no aportarían ningún servicio ni beneficio al municipio de Alforja».

Entidades, Ayuntamiento y la sociedad civil de este municipio de casi 2.000 habitantes se han postulado en contra de este macroproyecto. Rodríguez comenta que «se trata de una cordillera muy apreciada, tanto por el Priorat como por la gente de Alforja». De hecho, este espacio natural se encuentra dentro del proyecto de creación del Parc Natural de les Muntanyes de Prades y está catalogado como «suelo de protección especial» por el Pla Territorial Parcial del Camp de Tarragona.

También el Arzobispado de Tarragona se ha mostrado contrario al proyecto. Los miembros de la junta de la entidad Amics de l’Ermita de Puigcerver informaron a la curia diocesana «de todo lo que estaba pasando alrededor de la ermita» y «nos mostraron su apoyo y confiaron en nuestras manos lo que pudiéramos hacer para la defensa de este espacio natural».

El parque eólico afectaría, en menor medida, a los términos municipales de Porrera y Arbolí. Desde el Ayuntamiento de Alforja, Juanjo Garcia explica que se ha trabajado coordinadamente: «Hemos presentado de manera conjunta las alegaciones al proyecto». Garcia cree que el Camp de Tarragona tiene la cuota «más que amortizada» y ve una falta de apoyo por parte de la Generalitat. En este sentido considera que «tendrían que ser los municipios los que tengan la última palabra en proyectos que tengan una afectación en el entorno como es este caso».

El encinar más bien conservado

La ejecución de este parque eólico afectaría Hàbitats d’Interès Comunitari, como es el caso del encinar más bien conservado que existe en el sur de Catalunya. Esta es una de las consecuencias que provocaría ‘El Molló’ y que el GEPEC-Ecologistes de Catalunya han recogido en un documento. Desde la entidad afirman que la proximidad que tiene esta zona con Espais Naturals Protegits y zonas incluidas en la Xarxa Natura 2000 «generaría impactos directos e indirectos significativos» y se trataría «de un caso flagrante de fraude de ley».

Este proyecto también puede producir efectos muy negativos sobre la fauna del territorio. En este sentido, la central se ubicaría en medio de la Serra del Mirador, un conector biológico principal que, según Guasch, «puede provocar el aislamiento de poblaciones de especies y, como consecuencia, su extinción en este espacio natural». Referente, también, a la fauna, esta área cuenta con una pareja de águilas perdiceras, «el ave rapaz más amenazada y con peligro crítico en Catalunya». Este hecho, comenta Guasch, «tiene que ser un argumento suficientemente sólido para revocar definitivamente el proyecto.

Además del grave impacto paisajístico que afectaría a la flora y a la fauna del territorio, la instalación de la central eólica transformaría, por completo, el skyline del pequeño municipio. «El campanario de la iglesia parroquial, una de las joyas de la localidad, mide 60 metros. Imagínate llegar a Alforja y ver unos molinos de 200 metros de altura», comenta el alcalde.

«No estamos en contra de las energías renovables, creemos que nos tenemos que sentar y hacer planes de energías renovables sostenibles y respetuosos con el medio ambiente», afirma Rodríguez. Desde la asociación dicen que su posición no es contraria a las renovables, sino en desacuerdo con el modelo que se está utilizando, «donde no se tienen en cuenta los diferentes actores del territorio afectados», explica.

Ermita autosuficiente

«Desde el principio, nosotros hemos apostado por las energías verdes», comenta Rodríguez. A día de hoy, el santuario ya es autosuficiente, debido a que se abastece de electricidad a través de la energía solar que crean con las placas solares que se han instalado en el tejado de la ermita. El proyecto, explica el presidente de la asociación, «ha sido posible gracias a la inversión de la empresa Vilalta Corporació, que cofinanció la obra». Rodríguez asegura que el Arzobispado, la Diputación y el Ayuntamiento «también nos darán apoyo económico para sufragar los gastos».

Este concepto de autosuficiencia energética es el que consideran que se tendría que aplicar a nivel general. «Si la ermita de Puigcerver puede tener un proyecto como este, otros puntos donde se consume electricidad podrían generar una parte importante desde el mismo sitio de consumo», propone Casi Rodríguez.

La energía que generaría el parque eólico ‘El Molló’ «será para otros sitios e implicará todo un territorio con líneas de alta tensión para conducirla», explican desde la entidad. Solo con el proceso de transporte, dicen, «ya se perdería una parte de la electricidad». Este hecho genera recelos en la asociación, que creen que «hay alguna cosa más que ser verdes, existen unos intereses económicos muy fuertes en proyectos como este».

Temas

Comentarios

Lea También