‘Bruno’s things’ y el pequeño emprendedor

Genio prematuro. El confinamiento le permitió crear su primera empresa y ahora participará en la Cumbre Internacional de Jóvenes Emprendedores de Bogotá

NEUS COLL FORT

Whatsapp
Bruno hace topes vinculados con el deporte, ya que juega en el Reus Deportiu de hockey. FOTO: PERE FERRÉBRUNO, EN SU DESPACHO, MOSTRANDO UNA DE LAS PIEZAS DE MADERA QUE FABRICA Y VENDE. FOTO: PERE FERRÉ

Bruno hace topes vinculados con el deporte, ya que juega en el Reus Deportiu de hockey. FOTO: PERE FERRÉBRUNO, EN SU DESPACHO, MOSTRANDO UNA DE LAS PIEZAS DE MADERA QUE FABRICA Y VENDE. FOTO: PERE FERRÉ

Bruno tiene 9 años y dedica gran parte de su tiempo a fabricar topes de madera para puertas por encargo. Hasta ahora ya ha realizado 44 pedidos personalizados y los clientes siguen pidiendo su tope a medida sin descanso.

Todo empezó durante el confinamiento: «no paraba de preguntarme si por barrer la casa o hacer alguna tarea le daría dinero, así que le propuse crear su propia empresa para obtener beneficios por el mismo y así entretenerse de una manera distinta y productiva», cuenta la madre de Bruno, Estibaliz Repáraz.

La idea de fabricar topes para puertas surgió haciendo unos deberes de matemáticas en los que se requería el cálculo de diferentes dimensiones. «Le propuse calcular cuántos topes podría hacer con una biga, ya que ya andaba con la idea de fabricar algunos». A partir de ahí empezó la aventura. Buscaron los costes de producción para así calcular a qué precio podía venderlos para tener ganancias y se pusieron manos a la obra.

Sus padres le supervisan en todo momento pero es Bruno quien costea todos los gastos, fabrica los topes, lleva las cuentas y el registro de clientes. «La idea era que él aprendiera en qué consiste crear y tener un negocio», explica Estibaliz, quien le está enseñando todos los departamentos que hay que tener en cuenta en una empresa. Después de crear un sello propio, conocer el proceso de comercialización y en qué consiste la financiación, ahora Bruno está aprendiendo los distintos tipos de empresas que existen y está creando, junto a su prima Edurne, una página web dónde promocionar y comercializar sus creaciones.

Gracias al proyecto, Bruno tiene ahora una inquietud que antes no tenía y «está aprendiendo un montón y valorando lo que cuestan las cosas», afirma su madre. Con el dinero que ha ganado ya se ha podido comprar el patín que tanto deseaba. Ahora, su próximo objetivo es pagar un viaje a Nueva York para él y sus padres, aunque lo que más le importa a Bruno no es ganar dinero, sino ver el interés de la gente hacia su propuesta.

Cumbre de emprendedores

Hace unos meses recibió la invitación para participar a la Cumbre Internacional de Emprendimiento Infantil y Juvenil que se celebra cada año en Bogotá. Debido a la situación de crisis sanitaria por la Covid-19, este año se hará de forma telemática pero aun así será «una gran experiencia para Bruno y una oportunidad para compartir su proyecto y aprender de otras iniciativas», aseguran sus padres.

Bruno ya se encuentra trabajando en su presentación con la ayuda de un tutor proporcionado por la organización del evento y, ahora que es verano y tiene más tiempo, hasta se ha puesto un horario de trabajo en el que crea los topes y contesta a sus clientes a través de su cuenta de Instagram «Bruno’s things». El pequeño empresario ya tiene otro proyecto en mente: esta vez, quiere hacer topes personalizados para sostener libros. Sus padres están encantados con la idea, pero remarcan que «lo primero es su educación escolar, así que si al empezar las clases tenemos que bajarle el ritmo por supuesto que lo haremos».

Temas

Comentarios

Lea También