Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El negocio de los locales de fiestas y eventos emerge en la ciudad

Emprendedores encuentran en la organización de celebraciones una oportunidad a pesar de la crisis económica
Whatsapp
Calutxo es un espacio donde se puede disfrutar de la intimidad y la diversión de cualquier evento. Foto: A. Mariné

Calutxo es un espacio donde se puede disfrutar de la intimidad y la diversión de cualquier evento. Foto: A. Mariné

Las celebraciones no entienden de crisis. Esto es lo que piensan los empresarios que en los últimos meses y años han decidido abrir un negocio dedicado a la organización de fiestas y cualquier evento social en la ciudad. Uno de los últimos en levantar la persiana es Diver Centre, ubicado en la calle Castellvell. El espacio de 170 metros cuadrados y con una capacidad para 42 personas ha abierto este mes y organiza todo tipo de celebraciones.

«Hasta hace poco tenía el local alquilado a un negocio de este tipo, y como ha cerrado decidí aprovechar las instalaciones y seguir organizando eventos», explica Félix, propietario del negocio. Él mismo asegura que «en el poco tiempo que llevamos abiertos la sala funciona, pero habrá que esperar a ver cómo va de ahora en adelante». El alquiler asciende a 100 euros de lunes a jueves y 150 euros de viernes a domingo.

Juan es otro emprendedor que ha visto en la celebración de eventos una oportunidad de negocio. En las próximas semanas abrirá el que ha bautizado como Barbacoa Park, ubicado en el Camí Rubió, al que se accede desde la carretera de Reus a Cambrils. Un chiquipark de 3 plantas, mesas y sillas para 80 personas, futbolín, billar, 3.000 metros cuadrados de zona ajardinada, se suman a una larga lista de servicios que ofrece. «Creé el negocio porque creo que hay una carencia de espacios de este tipo en la ciudad», explica Juan, quien apunta que «la idea final es el resultado de lo que a mí me gustaría encontrar en un espacio de celebraciones».

Barbacoa Park se puede alquilar por 100 euros, de lunes a jueves, y 150 euros viernes, sábado y domingo. «Las familias tienen la libertad de poder utilizar las instalaciones como más les guste, igualmente si me lo piden también les puedo ofrecer los servicios que les sean más útiles como el catering, animación, etc.», detalla el propietario.

 

Experiencia

La corta trayectoria de estos negocios convive con la experiencia de muchos otros, como Calutxo, ubicado en la calle Jaume Vidal i Alcover. Isabel y Ruben regentan el negocio. Primeramente fue una guardería pero con la decadencia de la faena decidieron reconvertir el espacio en una sala para celebraciones. «Poco a poco introducimos mejoras para que los clientes tengan a su alcance más servicios complementarios», explica Isabel, quien destaca el ‘Espacio de los Peques’, equipado con juguetes, futbolín infantil, cama elástica, etc. En total 140 metros cuadrados distribuidos en uan recepción y tres salas comunicadas, adaptadas para crear tres ambientes diferentes.

El alquiler de Calutxo varía según el horario y los días. El precio oscila entre los 80€ por la mañana (10 a 15 h) los días laborables y los 100€ los festivos y vigilias. En cambio por la tarde (16 a 21 h) el precio es de 90€ entre semana y 110€ los festivos y vigilias, mientras que todo el día (10 a 21 h) el alquiler asciende a 160€ y 200€, respectivamente. Calutxo también ofrece la posibilidad de ampliar el horario pagando un suplemento adicional. A todos estos servicios hay que añadir otras comodidades como la posibilidad de contratar un servicio de catering o de ocupar la sala en días especiales como Navidad o Año Nuevo.

 

Expansión

El mapa de locales en la ciudad también ha cambiado en los últimos tiempos. Hasta hace dos años la empresa Espai d’Oci tenía un local en Reus, ahora su actividad se centra en Tarragona y la provincia de Barcelona, donde se está expandiendo. Juan Ramón es el gerente de la empresa. «Los clientes sólo nos alquilan la sala y no tienen la obligación de contratar ningún otro servicio, aunque tenemos una cartera con otras prestaciones complementarias», explica. El alquiler del local parte de los 60€ de lunes a jueves, indistintamente de que sea por la mañana o por la tarde, mientras que el viernes y el fin de semana es de 120€. «En Tarragona abrimos hace cuatro años y el negocio funciona a la perfección. El resultado de ello es que ahora estamos abriendo nuevas salas en Barcelona, a través de franquicias», explica Juan Ramón quien asegura que «la gente cada vez es más usuaria de este tipo de salas porque tienes la ventaja de poder celebrar un evento con la misma intimidad que en tu casa».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También