Más de Reus

El precio del metro cuadrado de obra nueva en Reus aumentó un 6% en plena pandemia

Según un estudio de la Associació de Promotors de Catalunya el precio/m2 es de 2.044 €

CARMINA MARSIÑACH

Whatsapp
La promoción de viviendas de Mas Mainer tiene previsto entregar los primeros pisos entre mayo y junio de este 2020. FOTO: Alfredo González

La promoción de viviendas de Mas Mainer tiene previsto entregar los primeros pisos entre mayo y junio de este 2020. FOTO: Alfredo González

En la última década la construcción de viviendas se había paralizado en Reus, pero en los últimos dos años se han vuelto a ver grúas en la ciudad. En estos momentos en la capital del Baix Camp hay cuatro grandes proyectos urbanísticos que podrían alzar alrededor de 500 viviendas en la ciudad. ¿Pero cómo afectará la Covid-19 a las previsiones del sector? Algunas de estas promociones podrían quedar paralizadas, pero otras, siguen adelante porque ya se había materializado la venta de estos pisos.

Según el Estudi d’oferta d’habitatges de nova construcció a Catalunya 2020 impulsado por la Associació de Promotors de Catalunya (APCE) en la ciudad de Reus se registraron 31 viviendas de nueva construcción en venda de un total de 11 promociones. De estas, 16 están ubicadas en edificios plurifamiliares y 15 son viviendas unifamiliares.

En el momento en qué se llevó a cabo el estudio tan solo estaban por vender el 34,8% de estas viviendas.

En Reus, la media de las 31 viviendas en venta es de unos 133,5m2 de superficie a un precio de venta de 268.630 euros. En comparación con el año 2019 el precio de venta ha incrementado en un 9,6%, la superficie de la vivienda ha aumentado un 3,8%, y el precio/m2 ha ascendido a prácticamente un 6%.

El estudio también constata que los pisos en venta el 2020 en Tarragona ciudad tienen una media de unos 80 m2 de superficie a un precio que no llega a los 200.000 euros. En comparación al año pasado, y a diferencia de Reus, merma el precio de venta (-6,1%) y la superficie de la vivienda (-8,4%), pero el precio / m2 útil se mantiene (+ 0,6%).

En la demarcación de Tarragona en 2020 estaban a la venta un total de 506 viviendas. Un 75% están terminadas y el 25% restante, en construcción. La piscina comunitaria cada vez es más valorada en la mayoría de promociones. En cuanto a la rehabilitación de inmuebles destinados la venta ha sido inexistente, una tendencia a la baja que el sector inmobiliario reprocha a la administración.

Grandes promociones previstas

En Reus hay cuatro grandes proyectos urbanísticos en marcha que supondrían alrededor de 500 nuevas viviendas en la ciudad. Una de las más avanzadas es la de Mas Mainer, en el barrio Niloga, en la avenida Onze de Setembre que gestiona la promotora Unifamiliar Sant Jordi (USJ). En esta zona se construyeron 32 viviendas, y algunas de ellas, según detalla la compañía, se entregarán a los nuevos propietarios este mismo año entre el mes de mayo y junio.

Esta era la primera de las cinco fases que la promotora tenía previsto realizar en esta zona, entre Mercadona y la escuela Joan Rebull. En total, querían levantar hasta 160 viviendas, unas previsiones que podrían cambiar tras la pandemia y dependiendo de la solidez demográfica de la ciudad.

La promotora Unifamiliar Sant Jordi, también trabaja en la construcción de 26 viviendas en la zona del Parc dels Capellans, en la calle Doctor Ferran justo al lado de las piscinas municipales. En este caso, según apunta la promotora prevén que puedan estar listas en 2022.

En la zona conocida como el Forn del Soto, también se prevé unas 60 de viviendas. Ahora, ha empezado la construcción de la primera fase que levantará 24 viviendas de 120m2 cada una. En una segunda fase prevén levantar 36 pisos más en dos bloques. En este caso, la promoción de viviendas acarreó polémica entre el equipo de gobierno y la oposición. El PSC y la CUP criticaron que este espacio no se convirtiera en una zona verde, ya que Reus es el tercer municipio de Catalunya con más de 50.000 habitantes con menos zonas verdes y que el proyecto no contemplara viviendas de protección oficial.

Otro de los proyectos iniciados es el del Camí de Riudoms, en los terrenos de la antigua Coromina Industrial, entre la Avinguda Països Catalans, el CAP Sant Pere y el Centre Cívic de Ponent, estaba previsto que se levantaran más de 200 pisos. En 2019 se inició el derrumbe de la antigua fábrica y está previsto que los trabajos para levantar el edificio se inicien este año.

También se están construyendo alrededor de una veintena de edificios entre la Plaça de la Sang y la Riera de Miró, después que se descartara la construcción de un hotel de cinco estrellas. Entre las calles entre el Camí de Tarragona y el Carreró del Gas, este pasado verano también empezó la construcción de 18 viviendas de 82m2 y con aparcamiento.

Cabe recordar, que otra de las zonas donde se podría alzar un bloque de viviendas es detrás de la Casa Gasull, en la zona del Mercat Central. Pero, según el Ayuntamiento, en este caso no ha habido ningún promotor interesado. El proyecto contempla que se pudiera construir una nueva calle entre las calles Sardà i Cailà y la de Sant Elies, y una plaza, unas urbanizaciones que irían a cargo del promotor.

Un futuro negro

El presidente del Gremi de Constructors del Baix Camp, Gregori Salvat, explica que en estos momentos «tenemos trabajo, pero no se prevé un futuro demasiado bueno».

Y es que el sector de la construcción que había repuntado en la ciudad hace dos años en Reus ha visto como la pandemia de la Covid-19 lo ha trastocado todo. Los promotores locales están trabajando en obras que ya habían empezado a finales del 2019 o a principios del 2020, pero las nuevas construcciones están paradas «por qué no se sabe qué pasará (…) si hay menos trabajo para la gente, también costará más vender pisos, todo es un pez que se muerde la cola».

Además, este año también han descendido las remodelaciones de los hoteles y apartamentos de la costa. Por otro lado, sí que han notado que la gente, a raíz de las restricciones pasa más tiempo en casa y han decidido hacer algunas remodelaciones: «Todo ayuda, pero son trabajos pequeños», dice Salvat, que apunta que aun así, hay mucha prudencia a la hora de hacer obras.

Desde el Gremi de Constructors del Baix Camp, señalan que las licitaciones del Estado, la Generalitat y las administraciones locales, han disminuido este 2020 una media de un 20%. A nivel estatal se han reducido hasta un 50%.

En este sentido, los promotores reclaman que se agilicen los trámites para licitar obra pública para poder ayudar al sector en esta complicada situación. «De momento tenemos trabajo, pero da miedo pensar en el futuro porque no nos vienen nuevos proyectos», concluye Salvat.

Temas

Comentarios

Lea También