Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Josep Maria Pascual: 'En el barrio hay tráfico de droga'

Presidente Asociación de Vecinos del Barri Horts de Simó
Whatsapp
Josep M. Pascual llegó al barrio Horts de Simó en 1970. Foto: Pere Ferré

Josep M. Pascual llegó al barrio Horts de Simó en 1970. Foto: Pere Ferré

- El barrio se fundó hace más de cuarenta años. ¿Cómo ha evolucionado?

- Se ha convertido en un barrio de personas mayores. Los primeros que vinimos aquí teníamos veinticinco años, y ahora rondamos los ochenta. Además, hay mucha inmigración y tenemos algún punto de venta de droga. Nuestros hijos no han querido quedarse.

 

- ¿Drogas?

- Sí, en el barrio hay tráfico de drogas. La Guàrdia Urbana y los Mossos d’Esquadra hacen un seguimiento diario, pero es complicado de erradicar. Cuando los traficantes los ven venir, se marchan; y si no los atrapan con la droga en las manos, no hay nada que hacer.

 

- Es un problema.

- Es complicado. Aun así, la policía hace un trabajo excelente. De hecho, tengo una muy buena comunicación con ella. Ya nos han dicho que están siempre a nuestra disposición.

 

- Antes había mencionado la inmigración.

- En nuestro barrio hay mucha, por desgracia para nosotros y para ellos, que no se acaban de adaptar aquí, ni a nuestras costumbres ni a la lengua. Uno de nuestros objetivos es intentar que lo hagan.

 

- ¿Tienen más proyectos?

- Queremos cambiar alguna zona del Carrer de la Sardana, concretamente la parte más cercana a La Pastoreta. Está muy dejada: hay excrementos de perro y fugas de agua. Ahora hemos contactado con el concejal de Vía Pública, Hipòlit Montseny, para cambiarla. Igualmente, está plaza tiene más problemas.

 

- ¿Cuáles?

- Para empezar, de calle no tiene nada, es una plaza larga donde hay un cúmulo de gente. En sólo cinco metros hay seis bares… Además hay un parque de niños. Ambas cosas hacen mucho ruido y acaban molestando a los vecinos.

 

- ¿Y qué proponen?

- Estamos intentando buscar una solución. Los vecinos que trabajan temprano se encuentran con que por el día escuchan a los niños jugar y por la noche la gente que está de juerga.El problema es que los bares tienen licencia de apertura hasta las dos de la mañana.

 

- ¿Las subvenciones se han visto afectadas por la crisis?

- Totalmente. Tenemos muchas dificultades económicas, además el Ayuntamiento no puede hacer grandes gastos en la asociación, porque hay cosas más importantes, como ayudar a los que no tienen qué comer.

 

- Es lógico.

- Le pondré un ejemplo. Los socios cobramos 10€ anuales –somos unos sesenta–. Teniendo en cuenta que para las pasadas fiestas del barrio invertimos 1.550€, de los cuales 1.200 los puso el Ayuntamiento. Sólo hay que hacer cuentas… Además, como cada año, ofrecimos merienda gratis. Al final apenas tenemos dinero. Las subvenciones se han recortado. Aun así mantenemos una muy buena relación con el Ayuntamiento.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También