Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La fractura de CiU no afectará al precario gobierno municipal de CiU en Reus

Dos de los siete concejales del nuevo equipo de Pellicer son de Unió. Mantendrán su apoyo al alcalde convergente
Whatsapp

La convulsa situación que atraviesa la coalición de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y Unió Democràtica de Catalunya (UDC) no tendrá consecuencias en Reus. Sólo un hipotético cambio en las directrices de la cúpula de Unió podría poner en peligro la estabilidad municipal. Asimismo lo corroboraba ayer el vicepresidente local y máximo representante de los democratacristianos en el ayuntamiento, Hipòlit Monseny, quien aseguraba su total apoyo al alcalde Carles Pellicer. «Me he comprometido cuatro años con el consistorio y quiero ser fiel a la promesa que hice el sábado», subrayaba para dejar constancia de que no contempla abandonar su escaño. A pesar de estas palabras, desde la sede de la calle Llovera preferían no hacer más declaraciones y esperar a los próximos días para poder analizar mejor todo lo sucedido.

El caso de Reus es uno de los más significativos en la demarcación de Tarragona, ya que CiU gobierna la ciudad en minoría y con un solo concejal de diferencia respecto a la segunda fuerza, la CUP. De los siete ediles de la coalición dos son de Unió Democràtica y su rol dentro del nuevo organigrama municipal es bastante destacado.

Dos piezas básicas

En el caso de Hipòlit Monseny es el segundo teniente de alcalde y concejal de Via Pública y Medi Ambient, mientras que Joaquim Enrech ostenta la cuarta tenencia de alcalde y las concejalías de Hisenda i Recursos Generals y Esports. Él mismo, además, es el portavoz del grupo municipal de CiU. Cabe recordar que entre los siete ediles de CiU han tenido que repartirse 13 concejalías.

En medio de todo lo sucedido ayer, se puede afirmar que Unió en Reus se sitúa en el lado de los no independentistas y, por lo tanto, la mayoría sustentaría las tesis aprobadas por la dirección. Como mínimo ésta sería la conclusión que se puede extraer del resultado de la consulta interna celebrada el domingo. Y es que en la mesa de Reus, donde también podían votar los afiliados del Baix Camp y el Priorat, ganó el ‘Sí’ con 79 votos por los 52 del ‘No’.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También