Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La oposición permite aprobar la moción para derogar el ordenanza de civismo de Reus

Con los votos favorables de CUP, PSC, ERC y Ara Reus. Han votado en contra CiU, PP y C's
Whatsapp
El salón de plenos en pie para ovacionar la entrada de Reus en la AMI. Foto: Alba Mariné

El salón de plenos en pie para ovacionar la entrada de Reus en la AMI. Foto: Alba Mariné

El gobierno en minoría de Convergència i Unió sufrió ayer su primer revés de esta legislatura. La polémica ordenanza de civismo aprobada la pasada legislatura, con los votos a favor de CiU y PP (por entonces socios de gobierno), será derogada después de que ayer tarde prosperase la moción presentada por la CUP, y que contó con el apoyo de PSC, ERC y Ara Reus. Por su parte, y como era de esperar, CiU y PP votaron en contra y Ciutadans también se sumó a este voto negativo.

El punto del día en el que se aprobó iniciar los trámites para derogar la ordenanza de civismo fue uno de los más calientes de un pleno que ya venía ‘caldeado’ por el debate sobre la adhesión de Reus a la Associació de Municipis per la Independència. El portavoz de la CUP, David Vidal, defendió la derogación de la ordenanza de civismo argumentando que «cuando se aprobó la pasada legislatura no contó con un proceso participativo». Por su parte, el portavoz del grupo municipal de CiU, Joaquim Enrech, en su defensa de la ordenanza, realizó una insinuación que no gustó nada a Vidal, hasta el punto que lo hizo estallar. Enrech insinuó que detrás de la presentación de la moción podrían haber intereses personales ante un problema judicial, lo que indignó a David Vidal, quien recordemos tiene una causa pendiente con la Justicia por un incidente con la Guàrdia Urbana en el exterior de las Barraques de Festa Major del año pasado. Vidal retó a Enrech a que dijese el nombre de esta persona, pero el concejal de CiU se negó, aunque sí acusó al portavoz de la CUP de «exceso verbal a la hora de decir que la ordenanza de civismo era sancionadora y represora».

La indignación de Vidal llegó hasta tal extremo que, una vez realizada la votación, se levantó de su asiento y se dirigió a Enrech para decirle algo al oído. El portavoz de CiU reaccionó asegurando que Vidal le acabada de amenazar con denunciarlo a la Fiscalía. Fue entonces cuando el alcalde de Reus, Carles Pellicer, tuvo que mediar y pedirle a Vidal que mantuviese las formas.

Desde ayer ya toca trabajar, tal y como pide la CUP en su moción, para redactar una nueva ordenanza de civismo. Además, como explicó el secretario municipal, el texto no quedará suspendido hoy mismo, ya que se deberá iniciar un procedimiento de exposición pública que culminará con el mandato surgido de la moción.

El mayor municipio de la AMI

Otro momento caliente del pleno fue la aprobación, con los votos a favor de CiU, CUP, ERC y Ara Reus, de la adhesión de Reus a la Associació de Municipis per la Independència. La propuesta contó con los votos en contra de PSC, Ciutadans y PP. El debate se encendió, especialmente, con la intervención del portavoz de Ciutadans, Juan Carlos Sánchez, cuya intervención fue interrumpida en más de una ocasión por los abucheos de parte del público, como cuando dijo que «hablar de los Països Catalans es una falacia, porque nunca han existido». Pero la proposición de adhesión a la AMI se encontró con un problema inesperado cuando el interventor advirtió que «la validez del acto que hoy (ayer para el lector) se aprueba quedará pospuesta a la modificación de crédito y a que haya disponibilidad económica», ya que los presupuestos de este año no contemplan ninguna partida destinada a pagar la cuota anual por formar parte de la AMI, una cuota que, según se aseguró desde alguno de los partidos que votó en contra, podría ser de unos 12.000 euros al año. Con su entrada, Reus se convierte en la mayor ciudad de la AMI.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También