Más de Reus

Reus Servicios

Los taxistas de Reus alcanzan «cifras precovid» con los servicios realizados en la zona centro

A nivel turístico, el asunto está «flojo», pero hay usuarios locales «recurrentes» que solicitan un vehículo en la ciudad para hacer gestiones de forma cómoda y eso «palia la situación»

C. VALLS

Whatsapp
Imagen de hace unos días de unos taxistas en la zona de la plaza de La Llibertat. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Imagen de hace unos días de unos taxistas en la zona de la plaza de La Llibertat. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El colectivo de taxistas de la ciudad vive, como dice su presidente, David Martínez, una auténtica «montaña rusa» este verano. Tienen semanas «o muy buenas u otras en la que la actividad es inexistente», dice. El volumen de servicios varía y es «imposible» precedir cómo irá el resto del verano. Aun así, Martínez asegura que «alcanzamos, durante estos días, cifras precovid, en lo que se refiere a usuarios que solicitan nuestro servicio en la zona centro de Reus. La verdad es que estamos muy contentos por ello».

Muchos son «usuarios locales recurrentes y eso nos esperanza, porque nos ofrece una continuidad en el servicio y fidelizamos de alguna manera al cliente, que opta por ir en taxi para ir más cómodo y tranquilo, y más si hace calor». La mayoría solicita el vehículo a través del teléfono habilitado para ello, 977345050; pero hay, también otras formas de solicitarlo. «Hace entre tres y cuatro años que nos sumamos a TaxiClick, una aplicación con una amplia zona de influencia y apta para todo tipo de móviles. A través de este sistema, los usuarios pueden pedir un taxi sin tener que llamar. Lo que sucede con las llamadas es que, tal vez, en alguna ocasión, tengas que esperar y a través del móvil, con la App, lo evitas», detalla Martínez.

Explica que, aunque moderniza el sistema de reserva de viajes en coche y para agilizar la solicitud de taxis, esta forma de proceder no se ha generalizado tanto como esperaban. «Hemos ido informando de ello a los usuarios que repiten con nosotros, pero están acostumbrados a llamar por teléfono. Prefieren que les atiendan personas en todo momento», expresa.

Por lo general, han observado que el perfil de aquel que elige utilizar la aplicación móvil suele ser «de mediana edad por lo general, aunque a veces es variado», concreta. De hecho, hace saber que la aplicación ofrece mucha información de interés. A través de la geolocalización, la persona que pide el vehículo sabe cuándo va a venir el taxi, qué recorrido hace y qué matrícula tiene. «Además, viene el vehículo que se encuentra más cerca, con lo que el taxi se dirige directamente al lugar de destino y sin pérdida», añade.

El toque de queda, por otro lado, es una de las restricciones que más han afectado al colectivo de taxistas. «Esto nos deja con menos viajes nocturos, como los derivados del ocio nocturno, que podían llevarte a realizar trayectos fuera de la ciudad y, especialmente lo utilizaba gente de perfil más juvenil. Aunque la ciudad es bastante tranquila en este sentido, había gente que salía para irse a la costa, por ejemplo», declaraba el representante del colectivo meses antes.

El teletrabajo, en plena pandemia, según manifestaba Martínez, tiempo atrás, también, «era algo que hacía disminuir la demanda de taxis en la ciudad». Eso sí, al reactivarse todo de nuevo y al volver muchas de las plantillas que trabajaban presencialmente a sus lugares de trabajo, «todo cambió, vimos que aumentaba la gente que se dirigía a trabajar a los polígonos industriales e incluso para realizar trayectos algo más largos, hacia la estación del AVE», recuerda.

Viviendo con la incertidumbre

El colectivo, al reactivarse la actividad en el aeropuerto encaraba la temporada «con ilusión y cautela». A nivel turístico está todo «muy flojo, al menos la fidelización del cliente de la zona centro palia la situación», valora. Y es que, como expone, el aeropuerto, «aunque comenzó bien, a veces acoge aviones que vienen casi vacíos y vemos que este mes el turismo flaquea». Sostiene que todo irá igual hasta que «Catalunya deje de ser un punto rojo en el mapa, un lugar en el que –por el momento– el turista se siente inseguro por el tema de la pandemia; cuando esto cambie, pensamos que el asunto se estabilizará en cuanto a visitantes. El aeropuerto para nosotros es un extra».

Sobre la facturación, Martínez manifiesta que, respecto al verano pasado y por estas fechas, «hemos ido a mejor claramente, veníamos de tener el contador a cero y del invierno al verano la recaudación ha subido un 30% aproximadamente. Recordamos la ciudad del verano pasado muy apagada y en noviembre y diciembre del año pasado todo empezó a mejorar un poco».

Hasta el momento de la realización de la consulta, los taxistas de la ciudad han mantenido por la pandemia los turnos de fiesta –algo que realizaban en condiciones normales durante los meses de frío–. Estos turnos los pusieron de marcha de nuevo al llegar la pandemia de la Covid y les ofrece una alternativa para concentrar los servicios en un número concreto de profesionales. «Si estuviéramos todos en activo, muchos no harían ningún trayecto», concluye Martínez.

Temas

Comentarios

Lea También