Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas vecinales por la caída de flores pegajosas en Reus

Denuncian las molestias que generan porque desprenden una resina que ensucia las aceras e impregna los coches estacionados en la calle

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de la calle Mas de l'Abelló del barrio Sant Josep Obrer con el suelo lleno de flores amarillas. Foto: Alfredo González

Imagen de la calle Mas de l'Abelló del barrio Sant Josep Obrer con el suelo lleno de flores amarillas. Foto: Alfredo González

Muchas calles de la zona sur de la ciudad están cubiertas por un gran manto amarillo. Se tratan de flores pequeñas que caen de las Tipuanas (un árbol de la familia Fabacea) y que florecen en esta época del año. El problema es que son muy pegajosas y que impregnan de resina tanto el mobiliario urbano como los vehículos estacionados en la calle.

Éstas son algunas de las quejas recogidas por parte de los vecinos que residen en las zonas más afectadas por la invasión de las florecillas amarillas. La calle Mas de l'Abelló, del barrio Sant Josep Obrer, es una de ellas. "Generan mucha suciedad. El día que pasan los barrenderos y lo limpian no sirve de nada porque al día siguiente vuelve a estar igual", protesta una vecina, que asegura estar harta de tener que limpiarse los zapatos antes de entrar a casa. Otro residente en el barrio muestra las manchas de colores que dejan en el suelo. Ambos coinciden en que la situación se repite de forma cíclica pero que este año la problemática es más acentuada que nunca.

Las florecillas amarillas dejan el suelo impregnado de una resina que se pega en los zapatos de los peatones. Foto: A.G.

También están afectadas, por ejemplo, zonas como la calle Pintor Fuster o los alrededores del Hospital Sant Joan y de la Facultad de Económicas. Más allá de ensuciar las aceras, otra de las molestias más repetidas por los vecinos es el estado en el que quedan los coches. "La resina que cae de los árboles se pega en el parabrisas y en el capó y no se marcha aunque lo limpies", sentencia, sin dejar de apuntar que este año quizás no se ha fumigado bien. Por todo ello, piden al consistorio medidas para revertir el problema.

Desde la concejalía de Via Pública explican que los árboles llevan plantados hace mucho tiempo y que la situación se repite todos los años durante el período de floración. Para minimizar las molestias que puedan ocasionarse, desde el consistorio recuerdan que siempre incrementan los servicios de limpieza de la vía pública coincidiendo con esta época. Además, también subrayan que "la alta floración es un síntoma de la buena salud de los árboles y del buen mantenimiento que llevan a cabo los servicios municipales de jardinería".  

Imagen de un vehículo cubierto con las flores que caen de la Tipuana. Foto: A.G.

Comentarios

Lea También