Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus aprueba al fin los presupuestos tras superar el periodo de alegaciones

Las cuentas quedan aprobadas definitivamente y el gobierno municipal ya podrá empezar a ejecutar los proyectos

F.G. - M.C.

Whatsapp
Imagen de archivo del pleno. FOTO: ACN

Imagen de archivo del pleno. FOTO: ACN

Los presupuestos de este 2018 quedaron aprobados ayer de forma definitiva una vez finalizado el periodo de exposición pública y sin que se hayan presentado alegaciones en contra como ocurrió el año pasado. De esta forma, el equipo de gobierno ya puede empezar a ejecutar los proyectos e inversiones que tenía proyectados para este curso como, por ejemplo, Reus, ciutat de la Música 2018. Se espera que su publicación en los diarios oficiales se produzca durante los próximos días.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, se mostró ayer «satisfecho» de desatascar la situación y recordó el esfuerzo realizado «por la atomización del plenario municipal». También añadió que «siempre hemos actuado para lograr las mejores cuentas para los ciudadanos». A diferencia de hace un mes, el alcalde Pellicer no criticó el papel de la oposición sino que se limitó a asegurar que estaba «sorprendido» porque «no han presentado alegaciones. Ni tan siquiera por parte del resto de grupos municipales del consistorio».

Los presupuestos para este 2018 presentan un consolidado de 319 millones de euros (un 1% menos que el año pasado) y pueden resumirse en tres grandes áreas: Ayuntamiento (110 millones de euros); organismos autónomos (7 millones de euros) y empresas municipales (211 millones de euros). Entre las principales partidas que contemplan las cuentas está un paquete de inversiones por 215.000€, el estudio del nuevo contrato de la basura con 116.000€ o el proyecto de Reus Ciutat Europea de l’Esport 2019 con 25.000€. También cabe destacar, según el comunicado emitido por el consistorio, que se prevé una reducción del endeudamiento en 16 millones de euros o incrementar los servicios y recursos de Benestar Social.

Por segunda vez en este mandato, el alcalde Pellicer se sometió a una cuestión de confianza para aprobar los presupuestos ante la negativa en bloque de la oposición de darle apoyos. Sólo el PSC sonó como posible interlocutor, una posibilidad que se descartó de inmediato. No obstante, en esta ocasión los grupos municipales  (CUP, C’s, PSC y PP) dejaron de lado cualquier posibilidad de formar una mayoría alternativa como sí ocurrió en 2017. En aquella ocasión tampoco terminó fructificando por el absimo ideológico y de modelo de ciudad que les separa.

En estas últimas semanas, el alcalde se ha mostrado muy crítico con la forma de actuar tanto de la CUP como del PSC. Ahora hace un mes, se refirió a los cuparies asegurando que «más allá de sus amenazas, no tienen programa de gobierno ni proyecto de ciudad». En referencia a los socialistas lamentó su falta de compromiso y liderazgo en los momentos importes. Aún así, las declaraciones que molestaron más a la oposición, y que respondieron al instante, fueron las referents a que «sólo critican y cobran a final de mes, eso sí». 

Passeig de la Boca de la Mina

Más allá de las inversiones y proyectos que contemplan estos presupuestos también se llevarán a cabo algunos proyectos de envergadura. Sin duda, el más destacado es el que prevé la reforma de la Boca de la Mina. De momento se conoce que hasta nueve empresas se han interesado en la licitación de la redacción y dirección de las obras. La actuación global en el Passeig de la Boca de la Mina se estima en 3,1 millones de euros. 

Los proyectos restantes son la ampliación del Centre de Lectura y la mejora del interior del Castell del Cambrer. El cuarto y último finalizó hace unas semanas en el barrio Gaudí y que consistió en la mejora y construcción de una amplia zona de aparcamiento. 

Comentarios

Lea También