Más de Reus

Reus: la arquitectura es también cosa de los más pequeños

Reportaje. La Escola Marià Fortuny de Reus y el Col·legi d’Arquitectes de Catalunya trabajan conjuntamente proyectos educativos en el marco del Programa Magnet

Montse Plana

Whatsapp
Los alumnos han experimentado también con elementos del patio. FOTO: Cedida

Los alumnos han experimentado también con elementos del patio. FOTO: Cedida

La arquitectura ha entrado en las aulas de la Escola Marià Fortuny de Reus. Los alumnos se han convertido en ‘pequeños arquitectos’ y los profesionales se han acercado al mundo educativo y ponen la escuela al centro. «Y es que al final, se trata de una profesión dirigida al bienestar de la población, también en los colegios», recuerda Jordi Romera, vocal de la demarcación de Tarragona del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya (COAC).

Este es el cuarto curso que alumnos de toda la escuela (desde parvulario hasta sexto de Primaria) y arquitectos del COAC, y también profesores y alumnos de la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de la URV, trabajan conjuntamente proyectos y actividades, todas ellas enmarcadas en el Programa Magnet, aliances per a l’èxit educatiu, impulsado por la Fundació Jaume Bofill en colaboración con el Departament d’Ensenyament. Un programa que consiste en tejer alianzas entre escuelas e instituciones para desarrollar proyectos innovadores de calidad. La Escola Marià Fortuny se presentó como candidata para entrar en el programa, fue elegida «y nos decantamos por el Col·legi d’Arquitectes de Catalunya que, además, sabíamos que ellos ya trabajaban con un programa educativo que se llama ArquiEscola», recuerda la directora del centro, Núria Sabaté.

Tras los primeros contactos, escuela y COAC empezaron a trabajar conjuntamente, implicando también la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de la URV. «Hemos desarrollado varias actividades, siempre relacionando la arquitectura con el ecosistema», remarca Romera. Entre los proyectos, Sabaté recuerda ‘Transformar amb la llum’, con la luz como hilo conductor de varias actividades, «algo tan importante en la arquitectura». En función del curso, el alumnado lo trabajó de distintas formas: creando rosetones, relojes de luz, lámparas... Todo, con la ayuda de arquitectos. «Sólo el hecho de ver a profesionales en el centro creo que es algo positivo», exclama Jordi Romera, a lo que Núria Sabaté añade: «Abre la mente de los niños, ven el mundo de otra forma».

Alumnos estudiando la relación entre la luz y la arquitectura. FOTO: Cedida

Otra cuestión que se está trabajando es la transformación del patio, con la intención de adaptarlo a las necesidades, «ir más allá de ser un gran espacio sin árboles ni sombra», cuenta Romera. La directora del Marià Fortuny recuerda que hace un par de años, los alumnos hicieron propuestas. También el año pasado, alumnos de la Escola d’Arquitectos presentaron siete propuestas y se sigue ahora trabajando en ello.
Ahora, este curso se ha querido dar un nuevo impulso a las sinergias creadas entre la Escola Marià Fortuny y los arquitectos a través de la iniciativa Apadrina una Aula. La idea es que cada clase tenga un arquitecto de referencia con quien trabajar actividades, charlas y proyectos. «De momento, tenemos una docena de interesados», comenta el vocal de la demarcación de Tarragona del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya (COAC).

Siendo este el cuarto curso de alianza, ambas partes se muestran muy orgullosos de la tarea realizada y con el objetivo de seguir trabajando conjuntamente.

La Escola Rubió i Ors, también en el Programa Magnet

Entre las novedades escolares de este curso destaca la adhesión de un nuevo centro educativo de Reus al Programa Magnet. Se trata de la Escola Rubió i Ors. El pasado mes de marzo, realizaron el primer encuentro con los responsables del programa y el resto de colegios escogidos y, posteriormente, a finales de junio, mantuvieron el primer contacto con el Centre de Lectura de Reus, su ‘partner’, es decir, la entidad con quien están tejiendo sinergias. Ahora, la Escola Rubió i Ors y el Centre de Lectura empezarán a desarrollar proyectos conjuntamente, de la misma manera que desde hace cuatro cursos lo hacen la Escola Marià Fortuny y el Col·legi d’Arquitectes de Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También