Reus reemplazará el cableado eléctrico antiguo de algunas de sus calles

En Alt de Sant Pere se retirarán las palomillas que hay en las fachadas y las líneas también se mejorarán en los alrededores de Joan Martell

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
En la calle Alt de Sant Pere la instalación se sostiene todavía mediante palomillas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En la calle Alt de Sant Pere la instalación se sostiene todavía mediante palomillas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El cableado eléctrico antiguo desaparecerá pronto de algunas de las calles de Reus que aún lo conservan. El Ayuntamiento está tramitando dos proyectos para reemplazar por sistemas más actuales las palomillas de Alt de Sant Pere e intervenir también en la instalación de Joan Martell. Vecinos de estas zonas, donde en los últimos años se han ido ejecutando obras generales de puesta al día, reclamaban resolver la cuestión de los cables aéreos por motivos de estética pero también de seguridad. Hace algunos meses, el consistorio apuntó ya la voluntad de realizar los trabajos de manera inminente, probablemente dentro de 2021.

En el caso concreto de la calle Alt de Sant Pere, el proyecto prevé el despliegue de «varios tramos de nuevos tendidos eléctricos trenzados, grapados en fachada, de baja tensión, para hacer el desplazamiento de la red existente». La documentación recoge tareas vinculadas a alrededor de 40 números, entre el 18 y el 104, con diferentes particularidades según cada tramo. Se tirarán 370 metros de cable y el presupuesto ronda los 31.000 euros.

Por otra parte, y con relación a la calle Joan Martell, se ha programado dar lugar a «varios tramos de nuevos tendidos eléctricos subterráneos y trenzados, grapados en fachada, de baja tensión, para hacer el desplazamiento de la red de baja tensión existente». Se actuará en casi 70 fincas que se encuentran en el mismo Joan Martell pero también en las calles Santa Helena, Verge Maria, de la Victòria, Sant Antoni o de Sant Pau i Sant Blai, y se invertirán unos 60.000 euros. Este ámbito está immerso en un projecto global de remodelación que ya mejoró la red de aguas.

Seis zonas de la ciudad

Una veintena de calles repartidas en seis áreas diferentes de la ciudad cuentan todavía hoy con cableado eléctrico sostenido por postes o sobre palomillas en las fachadas de los edificios. Se trata de cerca de tres kilómetros de instalaciones de este tipo que siguen vigentes en el núcleo urbano. La cifra, según Endesa, se corresponde con un 4% de la red de baja tensión de Reus.

La compañía actúa en la vía pública siempre que hay deterioro. También lo hace «o bien cuando los ayuntamientos nos lo piden, a menudo dentro de un marco urbanístico que estén ejecutando; o a iniciativa propia, como parte de nuestras inversiones anuales, para ir soterrando y grapando a las fachadas las líneas eléctricas de baja tensión», tal como detallaban recientemente fuentes de Endesa. Por parte del Ayuntamiento, la sustitución de este tipo de líneas se va incorporando a los sucesivos planes de inversiones municipales.

Desde la Associació de Veïns Reus Nord, que abarca Santa Helena y su entorno, apuntaban hace algunas semanas que «seguramente tener cables colgando no es lo mejor estéticamente» y pedían «que se lleven a cabo actualizaciones de manera más constante para que los cables nunca tengan que llegar a verse así». En Alt de Sant Pere, pese a haberse reformado la calle, no se llegó a actuar en su momento sobre la instalación. El Ayuntamiento encargó el proyecto pero no lo consumó y lo retoma ahora.

Temas

Comentarios

Lea También