«Al menos un trocito de Bellissens es de los vecinos»

Infraestructuras. La FAVR, entonces con Valentín Rodríguez, abrió el melón de la estación: creó la Taula del Baixador y recogió 3.000 firmas

| Actualizado a 24 enero 2022 10:17
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Ahora que políticos y agentes del territorio se felicitan por el avance –que parece ya definitivo– de la estación de Bellissens, echar la mirada atrás ofrece otra perspectiva. «La reclamación del apeadero era un tema que salía de vez en cuando, sin más, y, en un momento dado, en la FAVR pensamos que debía ser una realidad y que nadie acababa de tirar del carro, y dijimos ‘oye, lo cogemos y lo lideramos’», recuerda Valentín Rodríguez, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR) durante un período clave para la infraestructura: entre 2016 y 2019, la entidad constituyó la Taula del Baixador y sentó en ella a todos los implicados, y se lanzó a una recogida de firmas en la que apuntaron nombre y apellidos más de 3.000 vecinos de la ciudad.

«Hablamos con todo el que encontramos, con Xavier Grau, que era rector de la URV, con el Comité del Hospital Sant Joan, entidades de transporte público, no sé... la Cambra, el Centre de Lectura, el concejal de Urbanismo, que era Miquel Domingo. Y constituimos la Taula del Baixador» concreta, y dice que «fuimos haciendo reuniones y la cosa crecía, y pensamos que los vecinos tenían que enterarse de la movida y empezamos a recoger firmas». ¿Y cómo? «Pues organizábamos en cada barrio un vermut y explicábamos de qué iba; eso duró casi todo 2018, conseguimos el apoyo de 3.000 firmas y luego nos fuimos a Madrid a llevarlas físicamente al Ministerio de Fomento». Poco después, Adif inició los estudios para la estación y se produjo un relevo en la presidencia de la FAVR.

«Hay un montón de vecinos y de entidades vecinales que participaron y fue el trabajo de todos; fue una época muy bonita que vivimos intensamente y que dejará una infraestructura para la ciudad», detalla Rodríguez, que indica que «aunque ahora todos se ponen medallas y nadie nos lo ha dicho, sabemos que al menos un trocito de vía, un trocito de baldosa de Bellissens, es de los vecinos». Su empeño en la estación «vino de que nos dimos cuenta de que mucha gente de la zona sur no cogía el tren por no ir a la actual, y que había muchos ámbitos que se podían beneficiar de ella». Desde el primer momento, concluye el expresidente de la FAVR, «sabíamos que llegaríamos aquí; no sé si tuvimos suerte, habilidad o vista, pero fue un antes y un después y esto ha salido adelante».

Comentarios
Multimedia Diari