El Circo Raluy Legacy se suma a la elaboración de mascarillas desde Reus

El colectivo improvisa un taller en la carpa principal con cuatro máquinas de coser y llevan ya más de 300 unidades

| Actualizado a 14 abril 2020 11:20
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El Circo Raluy Legacy se suma, como han hecho otros colectivos del territorio y de forma solidaria, a la fabricación de mascarillas sanitarias para protegerse de posibles contagios de coronavirus. Empezaron elaborando unas cuantas unidades para la protección del propio equipo circense y se consideró la opción de continuar con la confección, con el objetivo de poder ayudar a más gente que lo necesitara.

«Cuando se nos ocurrió, no lo dudamos ni un instante. Además, tenemos mucho más tiempo libre y, a parte de ensayar nuestros números, nos hemos coordinado unas cuantas personas para llevar a cabo la tarea dos o tres veces por semana», describe la iniciativa Niedziela Raluy, una de las artistas circenses.

Para poner en marcha toda la infraestructura, han dispuesto un modesto taller improvisado en la carpa principal, donde precisamente realizaban sus actuaciones y espectáculos habituales de cara al público. Allí, a la luz de los focos de colores, se congrega un equipo de cinco personas con cuatro máquinas de coser. «Aprovechamos esta zona para trabajar de forma conjunta, es un lugar donde tenemos bastante espacio. Nos ponemos un poco de música y charlamos mientras cosemos y accionamos la máquina. Es entretenido», añade.

El saber no ocupa lugar

Coser es una tarea ya interiorizada en la mayoría del personal del circo: ya sea un arreglo o la creación de una pieza de vestuario de pista, los profesionales del circo la asumen con soltura. «Nos desenvolvemos bien con la aguja. En mi caso, he aprendido a utilizar la máquina de coser. No es tan complejo cómo pensaba. La cuestión es agilizar el trabajo», dice Raluy. Además de las personas que trabajan con las máquinas de coser, está también aquella que se dedica a rematar el asunto, añadiendo los elásticos a los dos extremos de la mascarilla. Dicha tarea la realizan a mano.

La distribución

Una vez terminadas las unidades fabricadas, que ya han pasado de las 300 y subiendo, se entregan al colectivo necesitado. Para ello, el colectivo circense, afincado desde mediados del mes pasado en el Parc Sant Jordi de Reus, se ha coordinado con el ayuntamiento de la ciudad: así pues, éste es el que actúa como entidad distribuidora del material.

En este sentido, desde el Circo Raluy Legacy se muestran muy agradecidos con el consistorio por las facilidades ofrecidas en las circunstancias de crisis del momento. «Dejan que nos quedemos aquí hasta que el confinamiento se levante. De lo contrario, hubiera sido muy complejo tener que movernos con todas las caravanas y demás. Nuestra intención es retomar las actuaciones en Reus cuando pase el confinamiento», reconoce.

Por el momento, intentan llevar toda la normalidad que les es posible en sus rutinas diarias. Mantienen un planning estricto en el que practican los diferentes espectáculos de la temporada y encaran con positivismo los momentos vividos. «Vimos un deber para con la sociedad hacer mascarillas, especialmente por las personas más mayores. Otras empresas de la zona lo hacían. ¿Por que no nosotros? Teníamos el espacio y los medios. Sufrimos mucho por los más vulnerables, sólo nos queda ayudarles», manifiesta Raluy.

Comentarios
Multimedia Diari