Un estudio tarraconense descubre la tecnología que usaban los primeros homínidos

Les permitió lidiar mejor con los cambios de clima

| Actualizado a 16 marzo 2022 13:21
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Los primeros homínidos de hace dos millones de años desarrollaron una tecnología lítica, la Olduvaiana, que les permitió hacer frente a los cambios medioambientales que afectaron a sus ecosistemas durante más de 200.000 años.

Así lo ha concluido un estudio internacional, liderado por Arturo Cueva Temprana, investigador del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y en el que ha participado el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social de Tarragona (IPHES) y la Universidad Autónoma de Madrid, además de otros centros de Tanzania, Australia, EEUU y Canadá.

La investigación, que ha publicado la revista "Frontiers in Ecology and Evolution" ha analizado los conjuntos líticos recuperados en Ewass Oldupa, un yacimiento ocupado desde hace 2,03 millones de años y que es la primera ocupación humana identificada en la Garganta de Olduvai (ahora Oldupai), en el Gran Valle del Rift (Tanzania), uno de los lugares paleoantropológicos más importantes del mundo. Las intervenciones hechas durante las campañas de 2018 y 2019 han permitido documentar una secuencia de cinco fases que cubren aproximadamente 200.000 años (desde hace 2,03 a hace 1,83 millones de años).

Según ha informado el IPHES, entre los objetos recuperados destacan las herramientas de piedra más antiguas encontrados en Oldupai, con una antigüedad aproximada de 2 millones de años, y restos óseos de grandes mamíferos (hipopótamos, panteras, leones, hienas y primates) así como de reptiles y aves. Según estudios multidisciplinares previos, se sabe que esta zona sufrió cambios medioambientales drásticos durante este periodo, con entornos que cambiaron rápidamente desde praderas de helechos hasta mosaicos de bosques, pasando por paisajes incendiados de forma natural, bosques lacustres y palmerales, así como ambientes esteparios.

Según el IPHES, los datos obtenidos en este trabajo han demostrado que los homínidos no cambiaron ni el tipo de herramientas utilizadas ni la forma de producirlas a lo largo del tiempo a pesar de estos cambios en el entorno.

Además, la aplicación de nuevos métodos cuantitativos, como el Método de Reconstrucción Volumétrica, desarrollado por Diego Lombao desde el IPHES, ha permitido documentar que "la forma de producir herramientas está muy ligada al tamaño de la materia prima empleada, lo que indicaría que los homínidos adaptaron su kit de herramientas a las limitaciones de tamaño, forma y calidad de las materias primas", ha detallado Lombao.

A pesar de esta estrategia poco exigente en términos de capacidades técnicas, el análisis ha permitido documentar una intensidad de reducción muy elevada, lo que demuestra que "la forma de producir herramientas fue eficiente y exitosa", según Lombao. El trabajo ha concluido que la tecnología Olduvaiana "constituye un rasgo adaptativo versátil, que no requirió de pequeños ajustes tecnológicos para satisfacer eficazmente las demandas ecológicas de los homínidos en diferentes tipos de entornos". 

Comentarios
Multimedia Diari