Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Abre un hostal en la Part Alta de Tarragona

El establecimiento ocupa la antigua casa del servicio de una de las viviendas señoriales de la calle dels Cavallers, que estaba abandonada. Espera poder abrir esta Semana Santa ya que tan solo depende de la conexión eléctrica

Núria Riu

Whatsapp
Orlando Rubio y Antonio Carrillo en la recepción del nuevo establecimiento en la Part Alta. FOTO: dt

Orlando Rubio y Antonio Carrillo en la recepción del nuevo establecimiento en la Part Alta. FOTO: dt

Tarragona se está haciendo un puesto en el mapa de ciudades turísticas, lo que está generando nuevas oportunidades de negocio, que se concentran en aquellas partes más visitadas. A las tiendas de souvenirs y establecimientos de restauración hay que sumarle el incremento de la oferta de alojamiento, que van más allá de los pisos turísticos.

En el número 4 bis de la calle dels Cavallers todo está a punto para la apertura de Hostal 977. Es el segundo negocio de estas características en el barrio. Ubicado a escasos cien metros se encuentra On the Road Rooms, en la calle de la Nau. Uno se dirige a un público más familiar que viene a pasar el fin de semana en Tarragona, el otro a los jóvenes que desean compartir una habitación con literas.

La inminente apertura de Hostal 977 es la culminación del proyecto de Antonio Carrillo, Orlando Rubio y Ramon Tornero. Su idea era acondicionar una casa en la calle Riudecols. No obstante, ésta estaba afectada por un plan especial, lo que bloqueó la inversión durante más de cinco años. Así es que estos emprendedores decidieron comprar un segundo inmueble, en la calle dels Cavallers, y arrancaron el proyecto desde cero. 

Era un edificio abandonado que formaba parte de una de las casas señoriales que pueden encontrarse en esta céntrica calle de la Part Alta. En concreto, era la parte en la que vivía el servicio y a la que se accedía por una puerta separada desde el patio de caballos, que en su día comunicaba la calle dels Cavallers con la dels Ferrers. Antonio Carrillo se ha encargado de la restauración del inmueble, dejando a la vista las bóvedas de piedra en los dormitorios. 

La piedra le otorga un estilo rústico que está muy presente en las cinco habitaciones del inmueble. Cada una de éstas dispone de una cama doble y de un baño individual.  «Es todo telemático para que la gente pueda entrar y salir cuando lo precise», explica Orlando Rubio. Éste tenía claro que cualquier negocio de estas características pasaba por la Part Alta. «Hay muchos locales que están abandonados. Es el momento de empezar a generar un dinamismo y atraer a turistas de calidad», describe este empresario.

Cuando proyectaron la idea de negocio, el turismo en Tarragona no había asumido las cifras de las últimas tres temporadas. Aunque en 2018 los datos de visitantes bajaron, la última estadística demuestra que por tercer año consecutivo se han superado los dos millones de personas y que se ha asumido un número récord de pernoctaciones. «No había nada parecido en Tarragona y ahora nos toca saber venderlo entre la gente que nos visita los fines de semana», describe Rubio. 

Las perspectivas son buenas. Estos empresarios ya están considerando la posibilidad de que más adelante, cuando la demanda se consolide, puedan iniciar la restauración de la casa de la calle Riudecols que, después de la última modificación del POUM, ya no está afectada por el plan especial.

Hostal 977 tenía previsto abrir sus puertas la pasada Navidad. La reforma estaba acabada y estaba todo a punto para recibir a los primeros clientes. Finalmente tuvieron que posponerlo porque la compañía eléctrica aún no les había dado de alta el suministro. Las reservas están abiertas y esperan poder empezar definitivamente a partir de abril, para aprovechar la Semana Santa. Mientras, los curiosos se asoman para conocer el nuevo espacio.  

Temas

Comentarios