Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Acuerdo territorial para desmantelar las vías y mejorar las conexiones con Barcelona

Los alcaldes de Tarragona, Reus, Vila-seca, Salou y Cambrils presentan, junto a la Generalitat, la propuesta ferroviaria del Camp de Tarragona

Núria Riu

Whatsapp
Los alcaldes de Cambrils, Vila-seca, Tarragona, Reus, Salou y la Generalitat. FOTO: Lluís Milián

Los alcaldes de Cambrils, Vila-seca, Tarragona, Reus, Salou y la Generalitat. FOTO: Lluís Milián

Tras el pacto Tarragona-Reus en materia de infraestructuras, esta mañana de jueves se han sumado también los alcaldes de Vila-seca, Salou y Cambrils, que han presentado, junto a la Generalitat, una propuesta de mejora del servicio ferroviario.

El acuerdo se basa en dos apuestas muy claras. En primer lugar, aboga por la mejora de las conexiones con Barcelona, reduciendo los tiempos de viaje respecto a la actualidad. Y, por otro lado, apuesta decididamente por desmantelar la vía de la costa en el tramo desde Mont-roig del Camp a Salou.

El secretari de Infraestructures de la Generalitat, Ricard Font, ha hecho la presentación de las líneas generales del acuerdo. Se basa en “aprovechar al máximo lo que tenemos y las infraestructuras que se pondrán en servicio a partir de una mirada metropolitana”, según ha dicho.

Los alcaldes han pactado aspectos relacionados tanto para los pasajeros como para las mercancías. En cuanto a los pasajeros, el documento hace una nueva propuesta de cercanías, para cuando entre en servicio la variante del Corredor del Mediterrani.

Además, prevé la entrada en funcionamiento de cinco trenes directos desde Reus y Tarragona con Barcelona, que garantizarán una reducción del tiempo de viaje a menos de una hora en el caso de Tarragona.

Trenes directos

Los alcaldes defienden la construcción de la estación intermodal, en el sur del aeropuerto de Reus, y apuestan por una nueva conexión en el norte de Tarragona, para que el tiempo de viaje con Barcelona pueda reducirse a los 40 minutos. Un conjunto de medidas que el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet, ha asegurado que “a los usuarios del ferrocarril los cambiará sustancialmente la vida”.

En cuanto a la línea de la costa, los alcaldes y la Generalitat se han hecho suya la reivindicación de Salou y Cambrils que, junto a Mont-roig del Camp y L’Hospitalet de l’Infant, piden que se elimine la vía.

Font ha explicado que a partir de ahí se iniciarán tres procesos paralelos. Por un lado con Adif, que debe hacerse cargo del desmantelamiento de las vías. Y, por el otro, desde los Ayuntamientos con la Generalitat para impulsar la integración urbana y, de forma paralela, disponer de un proyecto ferroviario que permita aprovechar el trazado para poner en funcionamiento un servicio tranviario.

De hecho, en la documentación que ha aportado la Generalitat ya se incluyen algunos datos sobre el futuro tranvía, que se prevé que mueva alrededor de 2,5 millones de pasajeros al año y que se estructurará en dos líneas en forma de Y, con los municipios de Cambrils, Tarragona y Reus en los extremos y Vila-seca en el epicentro.

El edil salouense, Pere Granados, que ha sido el alcalde que más ha presionado para eliminar la vía que cruza por el centro de Salou destacó que este proyecto “nos dará una nueva visión como municipio turístico de la costa, que es clave”. Granados ha vuelto a recordar que a día de hoy aún no hay un calendario para proceder a retirar las vías y poder impulsar el eje cívico que desde hace tanto tiempo ya tiene dibujado.

Cuando el estudio informativo aún no se ha dado a conocer, en el mapa que ha presentado la administración catalana se han previsto un total de quince paradas en su conjunto y la inversión estimada se sitúa entre los 100 y los 150 millones de euros.

El objetivo del territorio

Josep Poblet, alcalde de Vila-seca, ha asegurado que el tranvía “debe ser el objetivo a marcarnos como país y como región”. Ha destacado que es un servicio “moderno y avanzado que debemos ofrecer a los turistas que nos visitan y a nuestros conciudadanos”.

En cuanto al transporte de las mercancías, esta propuesta ferroviaria apuesta por un nuevo acceso ferroviario para el Port de Tarragona y su paso por el interior. El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, ha exigido que el paso de estos convoyes “debe hacerse por el corredor interior y, tan solo así, aceptamos de forma provisional el tercer carril”.

El acuerdo ha recibido diferentes calificativos durante la rueda de prensa. Histórico, esperado, deseado y un largo etcétera de adjetivos han utilizado los alcaldes. El máximo responsable de Reus, Carles Pellicer, se ha mostrado rotundo: “No es un acuerdo histórico. Es un acuerdo necesario para garantizar la continuidad futura y de progreso de la ciudadanía”.

Los pasos a partir de ahora los ha dado a conocer el representante de la Generalitat, anticipándose a la pregunta. El siguiente paso será dar cuenta del acuerdo al Ministerio de Fomento y, acto seguido tocará “remar para hacerlo posible y con el trabajo equipo”.

Temas

  • Salou
  • Infraestructures
  • tren

Comentarios

Lea También