Adversidades más llevaderas con las aventuras del ‘Osito lila’

Carmen Bueno, zaragozana afincada en Tarragona, escribe una historia para fomentar la autoestima y la confianza de los más pequeños, una resiliencia que les ayudará de mayores

Gloria Aznar

Whatsapp
Carmen Bueno Senante con las dos versiones del cuento sobre la resiliencia, en catalán y en castellano. Foto: Fabián Acidres

Carmen Bueno Senante con las dos versiones del cuento sobre la resiliencia, en catalán y en castellano. Foto: Fabián Acidres

«Como padres, es muy importante que fomentemos y transmitamos a los niños y niñas la autoestima y la confianza en ellos mismos porque de este modo podrán solucionar los problemas que les surjan o sabrán pedir ayuda».

El osito lila (Editorial Babidi-bú) es la herramienta que Carmen Bueno ha creado para fomentar esta resiliencia, vocablo mediático en los últimos tiempos.

Como su nombre indica, el cuento, en castellano y catalán, narra la historia de un osito de color lila que forma parte del arcoiris y que por accidente, se queda solo en medio de un bosque. Allí, lugar inhóspito para él, deberá aprender a sobrevivir por sí mismo, aunque finalmente contará con ayuda. Todo un ejemplo que mostrar a los más pequeños de la casa.

«Estamos demasiado encima, somos padres helicóptero, los tenemos muy controlados y ellos deben ser más capaces de solucionar las cosas que les pasan porque cuando se hacen mayores, lo van a tener que hacer». 

Para Carmen escribir es un hobby. Profesionalmente trabaja en el sector sanitario por lo que las letras suponen un escape a su imaginación. «Leo muchos cuentos con mis hijos, que son pequeños. Pero también me invento muchas historias como esta. Fue mi marido quien me animó a enviarla a una editorial».

Y lo hizo poniendo en marcha un crowfunding. «Preparé la campaña, las recompensas, bolsas, marca páginas, libretas... Y al final me fue bien», explica. Una ayuda para sacar al mercado 500 ejemplares que se pueden encontrar en Amazon, La Casa del Libro o El Corte Inglés. «También iré a las librerías, donde tengo intención de presentarlo», cuenta.

El osito lila

La historia del peculiar animal refleja un momento personal de la autora en que «teníamos algún problema de disciplina y estábamos algo sobrepasados. En este cuento, justamente, tenemos a un protagonista que vive muy bien hasta que su situación personal cambia. Tiene que resolver problemas, pero no sabe hacer nada, por lo que se debe espabilar. Habla, especialmente, de personas que en ocasiones te ayudan de forma desinteresada. El osito, a su vez, se vuelve más paciente y agradecido. Y la gratitud es uno de los puntos del relato», manifiesta.

Todo ello maridado con unas ilustraciones de la argentina Nadia Romero. Sin embargo, ¿cómo se transmite todo ello a los más pequeños? «En los talleres, lo planteo como un juego para fomentar la autoestima y la confianza, que es uno de los aspectos más importantes de la resiliencia», desvela Carmen, quien ha incluido en el volumen un apéndice aclarativo del término. 

En las actividades, Carmen se convierte en una intrépida pirata que invita a los congregados a jugar al Cofre del tesoro. ¿Y qué contiene? «La persona más importante del mundo para ellos», responde. Lo que ocurre cuando se acercan hasta el misterioso cofre es que se enfrentan a su propia imagen en un espejo.

«La reacción es de sorpresa. En general es positiva, aunque en alguna ocasión algún padre me comentó que el planteamiento deja claro que somos unos egoístas», reconoce. ¿Lo somos? «No busco el egoísmo ni que sean los mejores. Persigo que crezcan con valores», señala.

A pesar de todo, Carmen defiende que se debe leer de todo, no únicamente historias con mensajes. «Cuando era pequeña mis favoritos eran los típicos de princesas. Y aunque ahora los veo de otra forma, no los desterraría del todo. También hay que tener en cuenta ese punto de vista». 

El Osito lila recorrerá en un futuro la provincia y llegará hasta Zaragoza, cuando el coronavirus lo permita.

Temas

Comentarios

Lea También