Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alejandro y Prats ya mandan

Ayer tomó posesión el nuevo ejecutivo formado por PSC, PP y Unió Democràtica. Los nuevos ediles populares y democristianos ya participaron en la reunión de la primera junta de gobierno local.

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la primera reunión de la junta de gobierno que se realizó ayer en el Saló dels Penjats. Foto: Pere Ferré

Imagen de la primera reunión de la junta de gobierno que se realizó ayer en el Saló dels Penjats. Foto: Pere Ferré

El nuevo gobierno de la Plaça de la Font ya anda. Después de la presentación en sociedad que se llevó a cabo el pasado martes en Casa Canals, el ejecutivo formado por PSC, PP y Unió tomó ayer posesión y ya realizó su primera reunión de gobierno. De esta forma forma, socialistas, populares y democristianos se sitúan en la casilla de salida de un trayecto que debe durar 40 meses –hasta junio de 2019– y que –políticamente– debe lograr un triple objetivo: que el alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) tenga estabilidad en su teórico último mandato municipal: que el PP se desmarque del discurso de Ciutadans y, a diferencia de los naranjas, demuesre solvencia de gobierno en el Consistorio, y que Unió no desapareza, con un sólo representante, en el congelador de la oposición.

La primera toma de contacto del nuevo tripartito tarraconense fue sólo para sentar las bases del pacto escrito que se firmó el pasado martes: Tarragona és futur. Asimismo, la reunión de ayer también sirvió para repasar algunas sentencias judiciales que afectan a la administración municipal y, asimismo, para autorizar la celebración de la Fira Fora Stocks, que se llevará a cabo el 12,13 y 14 de febrero en la Rambla Nova.

‘Una nueva etapa’

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), ya respira más tranquilo. Después de la incertidumbre para aprobar los presupuestos municipales del pasado otoño, desde ayer el líder socialista ya cuenta con una mayoría garantizada en el Saló de Plens que le permitirá asegurar las votaciones más comprometidas. Ayer, el máximo responsable municipal remarcó que «damos el pistoletazo de salida a una nueva etapa ilusionante» y que, por ello, se ponen a trabajar «desde el primer minuto desde la estabilidad». Pese al pacto de gobierno, Ballesteros afirmó que «seguimos con las puertas abiertas para consensuar los temas con la oposición» y anunció que en breve convocará las juntas de portavoces para tratar la situación de la estación de trenes, así como del futuro del Jaume I y del Banco de España.

Especialmente ilusionado se vio a Alejandro Fernández (PP), quien desde ayer es el número ‘2’ del gabinete municipal con su primera tenencia de alcaldía y concejalía de Presidència. «Aportaremos moderación. Tenemos claro cuál debe ser nuestro papel, ya que sólo somos cuatro concejales». En este sentido, el representante conservador remarcó que su partido negociará «los programas de máximos» que defendió durante la pasada campaña, en referencia a las multas por incivismo y la existencia de mezquitas.

Finalmente, el tercer miembro del pacto –Josep Maria Prats (Unió)– aseguró que no viene para ser ni un mindundi ni un escolanet y anunció su objetivo para configurar un Pla Local de la Cultura.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También