Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aumentan los avisos por ratas en Tarragona durante el primer trimestre de 2019

Los barrios de Ponent, como Torreforta y Bonavista, son los que más sufren la presencia de roedores. El consistorio cree que el motivo de este incremento son las altas temperaturas

Carla Pomerol

Whatsapp
Un roedor cerca de un contenedor del barrio de Bonavista, hace unos días. FOTO: Cedida

Un roedor cerca de un contenedor del barrio de Bonavista, hace unos días. FOTO: Cedida

«Llevamos meses conviviendo con ratas. Ya ni nos extrañamos cuando las vemos», asegura Alfonso López, presidente de la Asociación de Vecinos Buenos Aires-Parte Alta de Bonavista. El Ayuntamiento de Tarragona confirma que se ha detectado un aumento de los avisos por ratas durante los tres primeros meses de 2019. Este incremento, según fuentes municipales, se debe principalmente a las condiciones climatológicas de las últimas semanas, con temperaturas muy por encima de las habituales en esta época del año. 

Por este motivo, se han intensificado las acciones preventivas en toda la red del alcantarillado y, además, está previsto que se adquieran nuevas trampas mecánicas con tecnología mejorada. Se instalarán en los pozos donde se detecte presencia de ratas. Pero para algunos vecinos no es suficiente. 

Es el caso de Torreforta, donde en las últimas semanas se han dejado ver roedores. «Salen de las cloacas», asegura Modesto Pallejà, vecino de la Plaça Primer de Maig de Torreforta, quien ha denunciado la presencia de ratas a través de las redes sociales, mostrando imágenes y vídeos. No es el único. Juanjo Caravaca es propietario de una panadería de la calle Falset, en Torreforta. Hace unos días vio como un roedor de mediano tamaño salía de un tubo de aguas pluviales, que estaba medio roto.

‘Frame’ de un vídeo, donde se ve la rata entrando y saliendo en un tubo de aguas pluviales, en la calle Falset de Torreforta. FOTO: Cedida

«Lo gravé porque era muy curioso. El animal salía de su escondite para dirigirse hasta un recipiente lleno de comida de gato», relata Caravaca, quien añade que «pedimos a la persona que ponía el pienso que dejara de hacerlo. Así no saldría más».

Caravaca optó por arreglar el tubo «ya que no sabíamos si era cosa del ayuntamiento o de la comunidad de vecinos», explica. «Avisamos, a través de la aplicación, del hallazgo y, un técnico de Ematsa –empresa que se encarga de las plagas– me dijo que no podían poner más veneno», concluye Caravaca. 

«La rata salía de un tubo para dirigirse hasta un recipiente de comida de gato. Luego volvía al escondite», Juanjo Caravaca, Vecino de Torreforta

Los barrios de Ponent son los más perjudicados por la presencia de ratas. Es el caso de Bonavista. Alfonso López, presidente de la Asociación de Vecinos Buenos Aires-Parte Alta de Bonavista, asegura que hay una zona llena de contenedores donde la presencia de ratas es cada vez más preocupante. Se trata del camino que une Bonavista con el municipio de La Canonja. «La gente tira la basura fuera de los contenedores. Vienen de toda Tarragona y a cualquier hora. Entonces, aparecen las ratas. He intentado hacerles fotos varias veces, pero es que corren mucho», asegura López, quien añade que «se esconden debajo de los contenedores». 

Otro de los puntos donde también se han dejado ver roedores en las últimas semanas es en el mercadillo de Bonavista. «Cuando llegamos a las seis de la mañana, tenemos que vigilar no encontrarnos ninguna. He llegado a ver cuatro o cinco», explica López, quien las sitúa en una explanada donde dejan los contenedores el sábado. «Les atrae el olor», añade López. 


«Quería hacer una foto, pero es que corren mucho. Les atrae el mal olor de los contenedores», Alfonso López, As. de Vecinos Buenos Aires

Los últimos avisos se centran en los barrios de Ponent, pero hay otros puntos de la ciudad donde los vecinos aseguran que ha aumentado la presencia de ratas en sus calles. Es el caso de algunos solares abandonados del Barri del Port o en garajes vacíos en El Serrallo. También en la Part Alta y en Sant Pere i Sant Pau. Anna García paseaba su perro por algunos parques y plazas del núcleo histórico. «Ahora, me veo obligada a llevarlo siempre atado. Hemos tenido más de un susto con roedores», asegura García. 

Veneno y trampas mecánicas
Ematsa es la empresa municipal encargada de controlar las plagas de ratas, desde 2013. Trabajan haciendo tratamientos preventivos durante todo el año. En el 2018, se hicieron un total de 13.500 actuaciones en el alcantarillado de la ciudad. Además, los ciudadanos pueden avisar de la presencia de roedores a través de un teléfono disponible las 24 horas al día. Los técnicos revisan la zona en cuestión y activan procedimientos correctivos de refuerzo. El año pasado se llevaron a cabo un centenar de actuaciones de esta tipología. 

Los tratamientos indicados se hacen utilizando veneno. Además, Ematsa dispone de trampas mecánicas, que se instalan temporalmente en pozos del alcantarillado donde se detecta presencia de ratas, y de una cámaras subterránea, que pone el foco en las zonas más conflictivas del subsuelo tarraconense.

Temas

Comentarios