Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cincuenta kilos de manzanas para concienciar sobre los efectos de fumar

La demarcación celebra el Día Mundial sin Tabaco con diversas actividades en centros sanitarios

Gloria Aznar

Whatsapp
En Reus, en el Hospital Sant Joan, fumadores y no fumadores pudieron medirse el monóxido de carbono. FOTO: alfredo gonzález

En Reus, en el Hospital Sant Joan, fumadores y no fumadores pudieron medirse el monóxido de carbono. FOTO: alfredo gonzález

«Los jóvenes ven los peligros asociados al tabaco muy a largo plazo. En cambio, las personas más mayores, de entre 40 y 45 años, que han tenido algún familiar con problemas de salud son los que dan el primer paso».

Son palabras de Lourdes Rofes Ponce, doctora en el Servei d’Adiccions i Salut Mental del Hospital Universitari Sant Joan de Reus.

El vestíbulo de este centro hospitalario acogió el viernes 31 de mayo una de las muchas actividades que se llevaron a cabo en toda la demarcación en el Día Mundial sin Tabaco, una campaña avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para concienciar a la población sobre los efectos nocivos y letales de su consumo.

Así, todos los que ayer se acercaron hasta el hospital, fumadores y no fumadores, pudieron someterse a una carboximetría.

«Se miden las partículas por millón de monóxido de carbono de tal manera que si el resultado es de cero a tres indica que el paciente no ha fumado o es exfumador. De tres a nueve o diez, que se fuma poca cantidad o no se fuma diariamente y a partir de diez, que es un fumador diario», explica Lourdes.

La participación voluntaria fue todo un éxito, de tal manera que se entregaron cincuenta kilos de manzanas, una por persona. Mejor una fruta que un cigarrillo. Otra cosa es después quién se decidirá a dejar de fumar. 

Las consecuencias físicas que se relacionan con el consumo de tabaco son problemas respiratorios, cardíacos o algunos cánceres, como el de pulmón y en España cada año hay más de 52.000 muertes vinculadas a este hábito.  

Entonces, ¿por qué es tan complejo dar ese primer paso? «El tabaco es una adicción, contiene unas sustancias que hacen que si dejas de consumirlo provoque un síndrome de abstinencia y sea difícil dejarlo», responde Lourdes. 

En España cada año hay más de 52.000 muertes vinculadas a este hábito

Encontrar una motivación es fundamental. En este sentido, esta especialista manifiesta que en los años duros de la crisis la económica era una de las razones para intentarlo. «Y ahora también la salud porque a pesar de sufrir una grave enfermedad, dejar de fumar siempre ayuda a estar mejor como por ejemplo, no tener sensación de ahogo». Y sobre todo defiende, «se puede conseguir».

En el Servei d’Adiccions el porcentaje de personas que lo han logrado está en el 35%. Esta doctora destaca que «los pacientes que atendemos llegan al hospital con problemas físicos o psiquiátricos y estos últimos también dificultan superar la adicción. Por ello, si se miran los datos de la Primaria u otros lugares que tratan pacientes que no tienen ninguna otra problemática asociada, el porcentaje puede ser más elevado».

En cuanto a los tratamientos para dejar de fumar, los profesionales insisten en que se deben seguir los que están científicamente probados, en los que no entran los vaporizadores. «Desde los servicios sanitarios no se recomiendan porque no está muy clara la composición que tienen y tampoco se conocen los efectos a largo plazo». Los interesados en contactar con estos profesionales lo pueden hacer a través del mail drogohreus@grupsagessa.cat

Mientras, ayer también debatieron sobre el tema cuatro jefes de servicio y especialistas del Hospital Universitari Joan XXIII, el neumólogo Xavier Aguilar, el cardiólogo Alfredo Bardají, la pediatra Ester Castellarnau y la psiquiatra  Osane Gómez Tricio, quienes hablaron sobre las afectaciones del tabaco en su día a día, en las consultas, con los pacientes o sobre la ley contra el tabaco de 2005.

Justamente, el Govern manifestó ayer que elaborará una nueva Ley de Adicciones, que espera que pueda entrar en vigor dentro de un año, que prohibirá fumar dentro de los vehículos privados, tanto si viajan niños como si no, y en las instalaciones deportivas y paradas de transporte público al aire libre.

La medida se debe, según explicó la consellera de Salud de la Generalitat, Alba  Vergés, a que en el 2018 se rompió la tendencia al descenso del número de fumadores que se seguía desde 1990 y por primera vez aumentaron, al pasar del 24% de la población que fumaba en 2017 al 25,6% en 2018.

Temas

Comentarios

Lea También