Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Damià Calvet: 'Ferrocarrils de la Generalitat gestionará el TramCamp'

El Govern defiende que «definitivamente» ha llegado el momento de trabajar de forma conjunta para impulsar un sistema tranviario

NÚRIA RIU

Whatsapp
El conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, en la sede de la Delegació del Govern en Tarragona. FOTO: pere ferré

El conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, en la sede de la Delegació del Govern en Tarragona. FOTO: pere ferré

Damià Calvet i Valera (Vilanova i la Geltrú, 1968) es el conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya. El pasado miércoles atendió a la entrevista del Diari, antes de reunirse con la Taula del Siurana- Riudecanyes.

Venimos de una segunda jornada de protesta por parte del sector del transporte que denuncia que no hay diálogo. ¿Cree que es así?
La huelga es legítima y la respetamos. El diálogo es constante y prueba de ello es que ya ha habido mejoras. Somos conscientes de los agravios y de la situación que ha provocado las protestas, que es el desvío obligatorio de los vehículos pesados. Es una solución que es un remiendo porque nos faltan las infraestructuras adecuadas. Podemos intentar mejorar las bonificaciones, que para algunos transportistas son insuficientes.

¿Se está criminalizando el sector por la falta de inversiones?
Del sector del transporte sólo puedo hablar en positivo. Procuramos cuidarlo, pero dado el déficit que tenemos, por parte del Estado, priorizamos la seguridad. 

¿La estación intermodal es imprescindible para el territorio?
Absolutamente sí. Es esencial en la estructura de la red ferroviaria del Camp de Tarragona.

¿Qué supone el hecho de que no esté prevista su ejecución?
Significa que falta una pieza fundamental en la configuración de la nueva doble vía, que debe entrar en funcionamiento algún día de estos. No tan solo falta una pieza que conecta la red ferroviaria con el aeropuerto de Reus sino que también enlaza con el resto de infraestructuras existentes. 

¿Tiene sentido una nueva estación a escasos kilómetros de la del AVE Camp de Tarragona?
Tiene sentido ya que garantiza la intermodalidad del aeropuerto de Reus y también porque es la pieza que completa el complejo modelo ferroviario del Camp de Tarragona. Es como tener una gran rotonda a la que le falta una pata y, por tanto, es incompleta.

Se cumplirán doce años de la llegada del AVE a Tarragona. Entre los déficits está la mejora de los accesos viarios, que compete a la Generalitat. ¿Tienen previsto solucionarlo?
Nuestra intención es que la estación tenga todos los servicios que necesita para que sea plenamente funcional. Estamos acabando el proyecto para uno de las dos enlaces y en estos momentos no hay programación de ejecución. 

¿Cuál van a priorizar?
El enlace con la carretera de El Catllar está más avanzado, con el estudio completo, mientras que el vial de Sant Ramon lo estamos estudiando.

¿Dependerá de que haya una partida presupuestaria?
Sí.

En septiembre se reforzó el servicio de autobuses con vehículos lanzadera. ¿Es suficiente?
La mejora del transporte público es una responsabilidad que debemos ir implementando y mejorando constantemente. En el caso de Tarragona funciona muy bien, en el Reus no tiene tanta utilización. Por tanto seguiremos ajustando las frecuencias y horarios. 

Para ir en autobús desde Cambrils a la estación se tarda una hora y media.
No puede ser. Admitimos que es un tiempo excesivo para una distancia tan corta. Nuestra voluntad es implementar mejoras, con más frecuencias y menos paradas a partir del próximo verano para estar por debajo de los 45 minutos.

Se habla mucho del área metropolitana, pero el servicio de transporte público no está diseñado según este modelo.
En materia ferroviaria tenemos muy claro hacia a dónde queremos llegar y tiene que complementarse con el autobús. Debemos verlo como un todo. 

¿La apuesta es una visión metropolitana?
Sí, a partir de la ATM se planifica y gestiona esta red, con servicios como el bús express entre Reus y Tarragona, que intentaremos implementar en 2019.

Se reunía el pasado día 3 con Adif y Renfe para reabrir el debate sobre la transferencia de las Cercanías. ¿Confía en que se desencalle?
Teóricamente la transferencia se hizo hace diez años, pero no estamos nada satisfechos ni nosotros ni los usuarios. Las inversiones prometidas se han incumplido sistemáticamente. Se comprometieron hace diez años con un plan de inversiones de 4.000 millones, el nivel de ejecución fue del 13%. En 2013 hicieron un nuevo plan de 300 millones y el cumplimiento fue del 12%. El déficit en infraestructuras clama al cielo y así no puede darse un buen servicio. Somos un invitado de piedra y no estamos dispuestos a aceptarlo. En enero pondremos encima de la mesa lo imprescindible para seguir siendo los titulares del servicio, sino nos lo vamos a replantear.

¿Renunciarían a la titularidad?
Queremos seguir siendo los titulares, pero no queremos vivir en un espejismo porque no estamos prestando un buen servicio.

¿Se ha avanzado en la supresión de las limitaciones temporales de velocidad?
Se avanza mal, de las 111 que se detectaron, en marzo aún quedaban 75 por resolver. Cuando los puntos negros no se solucionan, las demoras se cronifican. Tenemos el conocimiento suficiente para ofrecer un buen servicio a los ciudadanos. Nos planteamos prestar nuevos servicios desde FGC y uno de ellos puede ser el TramCamp.

¿La Generalitat gestionará a través de FGC el nuevo servicio tranviario?
Sí, éste y otros. Tenemos la experiencia y la capacidad. Me comprometí a convocar una cumbre para definir una hoja de ruta sobre cómo debemos actuar con el tren-tram del Camp de Tarragona. Y esto pasa primero por cumplir la declaración de impacto ambiental, con la entrada en funcionamiento de la doble plataforma, lo que significa que se desmantelen las vías. En segundo lugar, Cambrils y Salou deben poder cumplir su anhelo y disponer de una ciudad más ordenada. Y, finalmente, debemos cumplir el acuerdo ferroviario del Camp de Tarragona, para disponer de un servicio más eficiente. Todo esto debemos poder ponerlo en una única hoja. Lo ideal es que el desmantelamiento se acompase con la instalación del tren-tram.

¿Una reconversión de la infraestructura?
Sí. Esto sería lo ideal. Como Govern de la Generalitat queremos pivotar a todos los implicados alrededor de una misma hoja de ruta. Necesitamos un plan urbanístico, ya que no puede pasar una cosa diferente en Cambrils que en Salou. Y debemos poder acompasar los diferentes pasos para que no perdamos ni un día. 

Adif ya está trabajando en el proyecto para eliminar esta barrera. ¿Qué ha hecho la Generalitat?
Adif se ha comprometido con muchas cosas pero ni siquiera sabemos cuándo entrará en servicio la nueva vía. En la Generalitat tenemos muy claro el concepto de este tren-tram. Tenemos estudios previos y FGC tiene encargado actualizarlos para que pueda convertirse en un estudio informativo. Lo esencial es esta hoja de ruta única con la Generalitat, los municipios, Adif, como gestor de la infraestructura, y Renfe, como empresa que presta el servicio.

¿Es osado hablar de un calendario?
Lo es ya que debemos respetar la velocidad de todas las partes. Pero seremos exigentes. Este diciembre iniciaremos las reuniones.

¿Definitivamente es el momento del TramCamp?
Sí.

La nueva variante también supondrá que Tarragona ciudad pierda circulaciones.
Los convencionales, que dependen de la Generalitat, no. Todo lo contrario. Otra cuestión son los Euromed. Hay dudas sobre su continuidad, pero en todo caso deberá responder Renfe o Fomento.
¿Y sobre la estación Salou-PortAventura? ¿Hay proyecto?
Lo hay. Ahora debe ejecutarse. 
La Generalitat quería implantar la viñeta en 2019.
Sí y no empezará a aplicarse el 1 de enero. Venimos de un periodo en el que la Generalitat ha estado intervenida. Desde el primer día en el que se levantó el 155 hemos dicho que queríamos implementar la viñeta cuanto antes y que ésta sea homogénea en todo el territorio, independientemente de si las carreteras son de la Generalitat o del Estado. Es la única forma de tener un sistema coherente y que no aparezcan los agravios que tenemos actualmente. Estamos hablándolo con el Ministerio y, a diferencia del Gobierno del PP, lo han visto con interés. El objetivo es que pueda definirse un sistema lo más consensuado posible.
Que Catalunya se plantee una tarifa plana, ¿no es un agravio si no se aplica en otras comunidades? 
Lo que pase en el resto de comunidades depende del ministerio, nosotros queremos aplicarlo en Catalunya.

¿Qué previsiones tienen para la nueva temporada del aeropuerto de Reus? 
Estamos con el millón de usuarios y no podemos darnos por satisfechos. Queremos que este aeropuerto preste más servicios. Para ello insistimos en una gestión más directa por parte del territorio. Aquí hay un largo camino por recorrer y también en la mejora de la movilidad. La estación intermodal es imprescindible. 

¿De dónde cree que debe venir el salto cuantitativo? 
Por ejemplo del proyecto de Hard Rock, que debe suponer más vuelos. 

Temas

Comentarios

Lea También