Más de Tarragona

ERC pacta con la CUP, rompe con Nadal y espera a los Comuns

Hoy, asamblea de Esquerra  Los republicanos cierran el acuerdo después de que Junts se descolgara de las negociaciones el jueves

Octavi Saumell

Whatsapp
Representantes de CUP, ERC, Junts y Comuns, en una imagen del viernes.FOTO: AJUNTAMENT DE TARRAGONA

Representantes de CUP, ERC, Junts y Comuns, en una imagen del viernes.FOTO: AJUNTAMENT DE TARRAGONA

Inesperado cambio de ritmo de Pau Ricomà (ERC) para ampliar el gobierno municipal del Ayuntamiento de Tarragona. Contra todo pronóstico, Esquerra y CUP anunciaron ayer por la mañana un acuerdo «programático» para la incorporación de las dos concejales cupaires al ejecutivo de la Plaça de la Font, al mismo tiempo que se ponía de relieve que Junts –que tenía un preacuerdo con ERC– no aceptaba el documento y, como pasa con las negociaciones para el Govern de la Generalitat, se queda de momento al margen. Ahora, todo queda a expensas de En Comú Podem que, sin embargo, enfría una inminente ampliación y descarta votar mañana el documento negociado bilateralmente entre ERC y CUP, y que no fue presentado a los Comuns hasta anteayer. 

ERC ofrece a la CUP gestionar, Cultura, Festes, Habitatge, Cooperació, Joventut i Medi Ambient

Después de varias semanas de conversaciones, finalmente republicanos y anticapitalistas han materializado un pacto que, según las fuentes consultadas, se basa en cuatro ejes: una nueva política urbanística; impulso de la participación ciudadana; Rescate Social; y la Sostenibilidad. En un comunicado conjunto, con las siglas de ERC y CUP y no del Ayuntamiento pese a que en teoría Esquerra negociaba como gobierno y no como partido, ambas formaciones recalcaron ayer que el acuerdo para la entrada de Eva Miguel e Inés Solé al ejecutivo local «permitirá sumar esfuerzos y fortalecer el gobierno para seguir trabajando en el programa transformador de la ciudad». 

De hecho, la militancia de Esquerra avalará esta noche el documento, en una asamblea que se iniciará a partir de las ocho de la tarde. Pese a que ni ERC ni CUP quisieron hablar ayer de la estructura que tendrá el ejecutivo, las fuentes consultadas por el Diari indican que ERC ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que el alcalde Ricomà deje las carteras de Cultura y Festes, un hecho que se sumaría a la renuncia que ya hizo efectiva el pasado verano para ser diputado provincial. Asimismo, Esquerra propone que las cupaires también gestionen Habitatge, Cooperació, Joventut –las tres ahora de Hermán Pinedo (ECP)– y Medi Ambient. «Toca dar un paso hacia adelante y desplegar desde dentro las medidas trabajadas desde fuera durante estos dos años», indicó ayer la portavoz de la CUP, Eva Miguel. 

Junts lo rechaza por la Budellera
Inicialmente todo parecía indicar que Junts per Tarragona se sumaría al acuerdo. De hecho, las fuentes consultadas indican que hasta el miércoles los postconvergentes habían dado el OK al texto, que ese mismo día fue avalado por la asamblea de la CUP. Pese a ello, el jueves por la noche Dídac Nadal se descolgó de su contenido, un hecho que causó «sorpresa» entre los negociadores. Según las fuentes consultadas, las divergencias en los proyectos de la Budellera y de Mas d’en Sorder habrían roto definitivamente las negociaciones. «A última hora quiso introducir matices que descafeinaban la propuesta de un urbanismo sostenible y cohesionado», afirman agentes conocedores de las conversaciones, que acusan al portavoz juntaire de «querer reventarlo todo en tiempo de descuento».  

Dídac Nadal rompió las conversaciones por discrepancias en temas urbanísticos

Asamblea en el Tótem Cafè
La ampliación de nueve a once ediles del gobierno municipal dependerá en última instancia de En Comú Podem, que ha convocado para mañana a las seis de la tarde una asamblea en el local Tótem Cafè. Sin embargo, fuentes de la formación progresista descartan que en el encuentro se vote el acuerdo entre Esquerra y la CUP, sino que se optará por «ratificar el veto a Junts» y «en todo caso, lo que se hará será avalar la posibilidad de explorar una ampliación del actual gobierno municipal con la CUP, pero no hablaremos ni de cartapacio ni de ningún acuerdo programático», indican. 

Asimismo, desde En Comú Podem se «celebra» el «cambio de orientación de ERC para reforzar un gobierno netamente de izquierdas», pero reiteran que mañana «la voluntad es escenificar el rechazo a la incorporación de Junts», un acuerdo que no descartan que «se tome por unanimidad». Además, como condición para iniciar «una negociación a tres» con ERC y CUP, los Comuns exigirán a Ricomà que cierre la puerta a Junts «en todo lo que queda de mandato», pero avalando que mantenga la presidencia de Espimsa hasta 2023.  

Temas

Comentarios

Lea También