Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento suspende temporalmente la Budellera

Los propietarios desconocen el porqué de la decisión, afirman que no está enterrado y recuerdan que cumplen con el plan general

Núria Riu

Whatsapp

El macroproyecto de la Budellera ha tropezado con una nueva piedra en el camino. La segunda versión que presentó la Junta de Compensació Provisional, el pasado mes de agosto, también ha sido suspendida. De momento de forma temporal y durante un periodo de tres meses. Así lo aseguró el Ayuntamiento en un comunicado, después de que estaba previsto que la reunión de la Junta de Govern de esta mañana aprobase el proyecto de forma inicial.

La información la daba a conocer el grupo municipal de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) quien avanzó que exigirá explicaciones al equipo de gobierno sobre al respecto. «El futuro de la Budellera es un tema que nos preocupa a nosotros y a muchísimos tarraconenses y queremos que el alcalde nos explique los motivos de la suspensión», anunció el portavoz de esta formación, Pau Ricomà. Según éste, la segunda versión del proyecto «no resuelve requisitos fundamentales como la división de la urbanización por polígonos».

Fases más pequeñas 
El equipo de Gobierno reaccionó a través de un comunicado de prensa en el que la concejal responsable de este ámbito, Begoña Floria, apuntó que «a pesar de que se ha mejorado sustancialmente, en el proyecto quedan cuestiones a resolver como la conexión con la A7 o un plan por fases más escalonado». No concreta más estas observaciones, pero los técnicos del Àrea de Territori considerarían que las dos fases de ejecución en las que se dividió la ejecución de la obra no son suficientes.

La Junta de Compensació –que representa a 172 de los propietarios de los terrenos– aseguró que se enteró a través de los medios de comunicación de que el Ayuntamiento había decidido suspender esta aprobación inicial. «No tenemos ni idea de los motivos que esperamos conocer de primera mano», afirmó el presidente de este colectivo.

Se dividió el proyecto en dos fases, siendo la primera la más ambiciosa

Los propietarios dividieron la ejecución de la Budellera en dos fases. La primera era más ambiciosa. Supone la urbanización de aproximadamente el 60% de las 132 hectáreas de terreno que comprende esta iniciativa, y que están ubicadas en el espacio comprendido entre Boscos, Cala Romana y la Vall de l’Arrabassada. El otro 40% se dejaba para una segunda fase, de forma que en su totalidad se prevé la construcción de 4.065 viviendas, la habilitación de 78.000 metros cuadrados de suelo comercial y más de 48 hectáreas de zona verde.

Garantizar la viabilidad
«Interpretamos que en lugar de dos fases querrán que sean tres o cuatro, pero después responderemos si el proyecto es viable. Si los costes son inasumibles está claro que ningún propietario querrá seguir adelante y, de hecho, la misma ley de urbanismo dice que no puede desarrollarse ningún nuevo polígono sino es factible económicamente», apuntó la Junta de Compensació. Son unos números que van a hacer en los próximos días, tras conocer las consideraciones de los técnicos municipales. 

Pese a ello, los propietarios aseguran que «en ningún caso» el proyecto puede darse por enterrado. Recuerdan que «tenemos los mecanismos» y estos pasan por la posibilidad de presentar un contencioso administrativo. De hecho, éste ya sigue su tramitación después de que en enero del año pasado la Comissió d’Urbanisme de Catalunya ya rechazó la primera versión del plan, que sí que había sido aprobado de forma inicial por parte del Ayuntamiento de Tarragona.

La Generalitat ya tumbó la primera versión de este plan parcial

Cumplir el plan general
«Nos estamos limitando a cumplir lo que dice el POUM de Tarragona y en ningún caso en éste se habla de fases», apuntaba el presidente de la Junta de Compensació de Propietaris. Estos iniciaron los trámites para impulsar esta urbanización hace ocho años. Finalmente, el 22 de septiembre de 2016, se daba luz verde de forma inicial a este plan parcial. No pasó la revisión de la Generalitat, por lo que se hizo un nuevo planteamiento. Pese a ello, no ha conseguido sumar el apoyo de una parte de los vecinos de esta zona, que se oponen a la iniciativa.

Temas

Comentarios

Lea También