Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El cierre de los restaurantes Iot y Tòful de Mar llega al Parlament

PSC y PP piden en la cámara legislativa catalana paralizar su clausura del día 30. El Ayuntamiento critica que el Govern «se quita un muerto de encima» y afirma que la Generalitat «debe redactar el plan especial» de la Ciutat de Repòs 

Octavi Saumell

Whatsapp
El Iot y el Tòful de Mar cerrarán el próximo día 30 para sacar el espacio a licitación pública. FOTO: pere ferré

El Iot y el Tòful de Mar cerrarán el próximo día 30 para sacar el espacio a licitación pública. FOTO: pere ferré

La polémica por el inminente cierre temporal del próximo día 30 de los restaurantes Tòful de Mar y Iot llega al Parlament de Catalunya de la mano del PSC y del PP. La diputada socialista Rosa Maria Ibarra fue la primera en actuar, entrando en el registro de la cámara legislativa dos preguntas dirigidas al Govern.

La primera de las cuestiones presentadas por la formación liderada por Miquel Iceta solicita que el ejecutivo catalán «concrete cuándo piensa sacar a concurso la explotación de estos dos establecimientos», según indicó ayer la representante socialistas. 

Asimismo, en la segunda se cuestiona a la administración autonómica sobre las medidas que tomará «para evitar la degradación del espacio y de las instalaciones mientras no se convoque el concurso», según añadió la representante tarraconense, quien lamenta que «cada vez es más evidente que estamos frente a un Govern que no gobierna». 

Por su parte, Alejandro Fernández (PP) presentó ayer una propuesta de resolución en el hemiciclo del Parc de la Ciutadella. «Tarragona no puede permitirse que cierren estos dos negocios emblemáticos de la ciudad como pasó con la Ciutat de Repòs», indicó ayer el presidente de la formación conservadora, quien exige a la corporación presidida por Quim Torra que «revoque el proceso de cierre y prorrogue la concesión hasta que se realice la nueva adjudicación». 
Asimismo, el diputado tarraconense afirmó que «no queremos que con el Tòdul de Mar y el Iot se repitan los casos de la Necrópolis o el edificio de la antigua Casablanca».  

Urbanisme lo analiza el día 27
Por su parte, ayer el concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Tarragona, Josep Maria Milà (PSC) se mostró especialmente crítico con la Generalitat, a quien acusó de «quitarse un muerte de encima» por no llevar a cabo el plan especial de toda la Ciutat de Repòs i Vacances. «Son ellos, como propietarios del espacio, quienes deben hacer una propuesta de lo que quieren allí. Nosotros no podemos actuar en un terreno que no es nuestro», afirmó el máximo responsable municipal de Territori, tras conocer las declaraciones de la Generalitat, en las que la administración autonómica acusaba al Consistorio de «inacción» por no redactar este documento. 

«Nosotros ya presentamos el día 7 el certificado urbanístico para que, de manera provisional, pueda volver a adjudicarse el uso de restaurante en ese edificio, pero ahora es la Generalitat quien debe hacer un planteamiento global para toda la Ciutat de Repòs», remarcó el edil socialista, quien citó otros ejemplos como «la antigua prisión, el antiguo laboratorio de ensayos de Campclar o la antigua Comissaria de los Mossos de Les Gavarres» como otras propiedades del Govern que siguen sin tener ningún uso. La Comissió d’Urbanisme del día 27 analizará la situación. 

4.000 firmas virtuales

Por otra parte, la plataforma recién creada entre personalidades de la sociedad civil Salvem el Iot y el Tòful de Mar ha iniciado una recogida virtual de firmas en el portal Change.org. A última hora de ayer la cifra de personas que se habían adherido a la petición para mantener la actividad de los dos establecimientos llegaba casi a las 4.000. Esta entidad realizó una primera acción reivindicativa en el pleno municipal. En los próximos días podrían convocarse más actos reivindicativos.  

Temas

Comentarios

Lea También