Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mandolinista que capta la esencia de Vivaldi

El israelí Avi Avital y la Orquestra Simfònica Camera Musicae de Tarragona se unen para interpretar el repertorio del genio veneciano
Whatsapp
El músico israelí Avi Avital.

El músico israelí Avi Avital.

Avi Avital puede presumir de ser el primer mandolinista en ser nominado a un premio Grammy en la categoría de mejor solista instrumental. Israelí, de padres marroquíes y de formación musical en Italia, mezcla en sus composiciones toda la herencia del Mediterráneo. El último autor es pasar su filtro es el veneciano Antonio Vivaldi, al que dedica su último disco Avi Avital Vivaldi, publicado por el prestigioso sello Deutsche Grammophon. En este trabajo recoge toda la esencia barroca de las ciudad italiana de los canales.

El músico, de 38 años, acaba de regresar de Estados Unidos y este fin de semana le esperan tres días muy intensos en compañía de la Orquestra Simfònica Camera Musicae de Tarragona. El viernes (21.00 horas) estará en el Teatre Auditori del Centre Cultural Infant Pere de L’Hospitalet de l’Infant, el sábado (21.00 horas) en el Teatre Tarragona y el domingo (17.30 horas) en el Palau de la Música Catalana de Barcelona.

Reconocido por The New York Times como un intérprete de «una agilidad impresionante, capaz de tocar de una manera extremadamente sensible», el suyo es un ejemplo de compromiso con un instrumento a menudo relegado al rol de acompañante, pero que en este programa 100 % vivaldiano se presenta como marcadamente solista.

Avi Avital abrazó la mandolina a los ocho años y formó parte de la orquesta joven fundada y dirigida por el violinista ruso Simcha Nathanson. Se graduó en la Academia de Música de Jerusalén y  en el Conservatorio Cesare Pollini de Padova (Italia). En su curriculum destacan colaboraciones con artistas de la talla de Juan Diego Flórez o la Venice Baroque Orchestra.

Como contrapunto a la figura del lisraelí, la Orquestra Simfònica Camera Musicae confía para estas actuaciones en su concertino, el violinista Joel Bardolet (Vic, 1987), quien acumula como solista y colaborador con otras orquestas europeas una experiencia y seguridad inusuales en un músico de su edad. Su visión musical, entre imaginativa y extrovertida pero siempre fiel al objetivo de acercar la música al oyente en su máxima verdad, acabará de redondear estas sesiones monográficas centradas en Vivaldi.

«Salimos de los ensayos bailando, llenos de energía, después tocar la música del genio veneciano junto con un solista tan virtuoso y carismático como Avi Avital. Nos transporta a principios del siglo XVIII, a la época barroca de la música clásica», explica Bardolet.

Varios componentes de la orquesta incluso tocan instrumentos de aquel periodo, como arcos barrocos y cuerdas de tripa. «En la música clásica es importante luchar contra la rutina, contra la repetición, y buscar cosas nuevas que nos abran otras posibilidades. Avi Avital adapta música contemporánea a la mandolina y lo que transmite es muy honesto», concluye Bardolet.

Temas

Comentarios

Lea También