Más de Tarragona

Tarragona Elvira Vidal Concejal de Contractació, Parcs i Jardins, Benestar Animal i Capacitats Diverses

Elvira Vidal: «Queremos otra playa para perros el próximo verano»

Entrevista. «Abriremos los parques por la noche». «Trabajamos para una Tarragona tranquila, pacificadora, accesible, con más espacios verdes y biodiversidad. Buscamos renaturalizarla, sin plazas duras»

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
La concejal Elvira Vidal (Junts per Tarragona), el pasado miércoles, en el Parc del Saavedra. FOTO: PERE FERRÉ

La concejal Elvira Vidal (Junts per Tarragona), el pasado miércoles, en el Parc del Saavedra. FOTO: PERE FERRÉ

¿Qué prioridades se plantea hasta final de mandato?

Contractació es una de las patas del Ayuntamiento junto a Secretaria, Intervenció, Tresoreria y las TIC. Debemos reforzarla y apostar por la formación para que los técnicos tengan más autonomía. Cada día salen normas, sentencias y resoluciones...

¿Es demasiado largo el proceso administrativo para contratar?

Son garantistas, y así debe continuar siendo.

¿Son extremadamente garantistas?

No. Los procesos son lentos porque las cosas deben hacerse bien, con publicidad, libre concurrencia, igualdad, con capacidad, con solvencia técnica y con la justificación sobre la necesidad por contratar. Ya hay procesos abreviados cuando los contratos son menores o de urgencia.

¿Hay tiempo para cambiar cosas en los 22 meses que quedan de mandato?

Claro que sí. Habrá mucho trabajo y será muy intenso, pero nos vemos capaces. Un ejemplo serán las subvenciones que pediremos. Todo el mundo conoce los Next Generation, pero también tenemos otras que el Ayuntamiento pide a la Diputació, la Generalitat, al Estado... El 67% de lo que tramitamos lo hacemos el último trimestre del año. Vamos un poco atropellados, tenemos las fiestas mayores en verano y hasta Navidad queda poco tiempo.

¿La maquinaria es eficiente?

Más que eficientes por la dotación de personal que hay...

Hace tiempo que se reivindican más recursos para evitar embudos en las licitaciones...

Daremos un paso con más formación y que los expedientes de los departamentos lleguen completos. Nosotros no trabajamos el contenido ni podemos saber de urbanismo, medio ambiente... Somos tramitadores y garantes de que todo se haga correctamente para evitar bloqueos por recursos que se puedan presentar. También falta personal, tenemos tres técnicos y administrativos.

En un informe del interventor se detalla que 14% de los contratos municipales de 2019 fueron menores. ¿Es una cifra alta?

Es pequeña. La contratación menor es muy ágil, es el día a día de un ayuntamiento. Los contratos armonizados, que son los potentes y que necesitan un proyecto ejecutivo, son minoritarios porque este gobierno –con buen criterio– no apuesta por megaproyectos que después cuestan mucho dinero de mantenimiento. Uno limpia, tiende la ropa o pone lavadoras a diario, pero cambiar la cocina solo se plantea muy de vez en cuando. De proyectos grandes puede haber tres ó cuatro en una legislatura, el resto son del día a día.

Micropolítica...

Los contratos menores aún deberían ser más abundantes, son píldoras que son gratificantes y que tienen un retorno inmediato. Además, tienen una vertiente muy interesante: activan la economía local. Tenemos grandes empresas, pero lo que alimenta la economía son las pequeñas y medianas compañías, las familiares.

Hay nueve departamentos municipales que tienen más de un 50% de contratos menores.

Esto quiere decir que se gestiona el día a día con agilidad.

Hace años se aprobó una moción para priorizar adjudicaciones a empresas locales. ¿Es posible hacerlo?

Hay contratos que admiten la localización para no priorizar solo el precio, pero debe irse con cuidado porque este criterio puede limitar la competencia y la transparencia. Cuando se contrata deben tenerse en cuenta criterios de sostenibilidad y de acceso a sectores reservados, como la minusvalía y las capacidades diversas. Queremos reunir al Consell de la Mobilitat y de la Discapacitat cada trimestre, que sea una cosa activa. Hace dos años que no se convoca.

Se ha puesto en marcha la playa para perros en El Miracle. ¿Qué valoración hace?

Ha sido un éxito, la gente ya nos dice que se ha quedado pequeña. Agradezco mucho a la concejal Carla Aguilar que aceptara las propuestas que le hicimos. Era una necesidad que debía satisfacerse. La del Miracle ha sido la prueba, la estrena... Es una instalación móvil que es relativamente fácil de montar y desmontar.

¿Habrá más?

Los propietarios de animales ya nos piden más metros. Lo estamos estudiando, claro que sí. Nos gustaría diversificarlo para que no se concentre en un solo espacio.

¿La idea es tener otra playa para perros el próximo verano?

Sí.

¿Dónde?

Aún no lo sabemos, pero será una propuesta que será bien acogida por parte de la ciudadanía. Hay muchos turistas que viajan con sus animales de compañía. El primer pet friendly que debe haber es la administración. Si lo pedimos a las tiendas y a los hoteles también debemos serlo.

¿Ahora lo son?

Estamos diseñando un plan para implementarlo para que esto sea posible. Habilitaremos puestos de anclaje para que se puedan hacer las gestiones con animales.

Al bus tampoco puede irse con el animal de compañía.

Solo con los perros guía. Lo estamos abordando.

¿Qué cambios introducirá en Parcs i Jardins?

En los presupuestos participativos se ha visto que es el tema estrella de la ciudad. Queremos más caminos verdes urbanos, más biodiversidad, más parques, más escuelas verdes, huertos urbanos...

¿Cómo se traduce todo esto?

Una clave es la buena gestión de los recursos hídricos. Por esto debemos cambiar el tipo de vegetación fundamentada en la hierba.

¿Qué pondrán?

Es muy probable que la sustituyamos por escorça, grava o vegetación autóctona, que necesita menos poda y es menos exigente con el riego.

¿Dónde lo harán?

En los parterres de la Rambla o la Plaça Verdaguer. Podrían transformarse en vegetación autóctona.

Es muy caro mantener el verde...

Sí. Todo esto debe planificarse, replantear el libro de estilo para mejorarlo... Los parques deben ser verdes y accesibles. El espacio público debe ser para el ciudadano, no para los coches o los repartidores. Queremos una ciudad tranquila, pacificadora, con espacios verdes y con plataformas únicas. Buscamos renaturalizarla.

¿Cómo se renaturaliza?

No queremos plazas duras, sino amables, vividas y que aprovechen el agua que cae para regenerar los aqüíferos.

¿Sin jardines verticales?

Son difíciles de sostener en una cuenca mediterránea. Bien gestionados y planificados no son una idea descabellada. De hecho, hay ciudades con techos verdes, como Barcelona.

¿Sería extrapolable a TGN?

Claro que sí.

Los parques se cierran por la noche. ¿Seguirán igual cuando acabe la Covid?

Los que ahora ya están abiertos seguirán igual. Y los que cierran también abrirán. Otra cosa que deberemos abordar son los espacios que no se sabe si son públicos o privados.

¿A qué se refiere?

En todos los barrios hay interbloques, a medio camino entre lo comunitario y lo público. Deberemos ver si los recepcionamos, hacemos convenios...

¿Habrá huertos urbanos?

Vamos de la mano de Medi Ambient. Tuve la fortuna de participar en la creación del de Sant Salvador. Faltan más.

Temas

Comentarios

Lea También