Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Espejos en los que mirarse... O no

Instalar organismos de la Administración Pública, inaugurar museos o trasladar bibliotecas. Así han aprovechado -o planean aprovechar- otras ciudades sus antiguas sedes del Banco de España

Francisco Montoya

Whatsapp
Una de las salas del Museo de la Peregrinación de Santiago, con la maqueta de la catedral. Foto: Turismo Santiago

Una de las salas del Museo de la Peregrinación de Santiago, con la maqueta de la catedral. Foto: Turismo Santiago

Ahora que, como consecuencia de la postura del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros (abierto a descartar su idea del museo de la química y a escuchar otras propuestas), el debate sobre cómo aprovechar el antiguo edificio del Banco de España se ha reavivado, parece buen momento para analizar cómo se ha resuelto en otras ciudades esa misma incógnita.

Vaya por delante que Tarragona no es ninguna excepción en eso de tener el inmueble aún vacío. Aunque pueda parecer una eternidad, porque la sede provincial del banco dejó de estar allí en 2003 y desde entonces el edificio está abandonado, existen muchas otras capitales que todavía no han podido estrenar su nuevo uso. Lo que diferencia al caso tarraconense de los demás es que, en general –al menos, hasta donde la presente búsqueda, modesta pero decidida, ha conseguido alcanzar–, en las demás ciudades que no lo han estrenado por lo menos sí tienen claro a qué se va a destinar el edificio. La fase de debates, de tormenta de ideas, ya la superaron.

Y, en la mayoría de casos, ese debate se saldó con una apuesta por el uso cultural, en múltiples vertientes, pero sobre todo la museística. En Santander, por ejemplo, primero se especuló con la idea de trasladar allí el Museo de Arqueología y la Prehistoria, aunque finalmente se descartó esa opción y ahora el proyecto vigente es el de convertirlo en un centro asociado del Museo Reina Sofía. Lo cual demuestra, por cierto, que Tarragona tampoco es excepcional en eso de ir cambiando de idea conforme pasan los años. En el caso de Santander por lo menos sí se ha mantenido la intención de darle un uso museístico y expositivo.

Albacete sigue a la espera

Como pretende hacer también Huelva con su antigua sede del banco central. Los medios informaron de que «será en 2019 un espacio cultural, museístico y expositivo». Sin más detalles. Ycomo pretendía –y todavía pretende– hacer también Albacete. La ciudad manchega anunció en 2007 que el inmueble sería la sede del Museo Nacional del Circo, tras acordarlo así con el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM). No obstante, desde entonces no se ha dado ningún paso adelante. Es más, en 2014, en respuesta a una pregunta formulada por un diputado del PSOE, el Gobierno respondió que el proyecto estaba «en pausa» por «una serie de incertidumbres».

El museo del circo se ha vuelto a quedar sin dotación presupuestaria del Estado para 2016 y cada vez son más quienes dudan que llegue a inaugurarse jamás. El consistorio albaceteño, pese a todo, insiste aún en que ésa es su apuesta para el edificio y reclama su activación.

Santiago, ejemplo a seguir

Donde sí han llegado a ver inaugurado un museo en lo que antes fue el Banco de España es en Santiago de Compostela. El inmueble, situado en la céntrica Plaza de lasPraterías –a escasos metros de una de las fachadas de la Catedral–, es desde julio de 2012 el Museo de las Peregrinaciones y de Santiago. Quizás el de la capital gallega es el mejor ejemplo de un uso adecuado (turístico) para una ubicación adecuada (en pleno núcleo turístico de una ciudad que acoge cada año a millones de visitantes).

Aunque un uso cultural no quiere decir necesariamente museístico. Puede también referirse a un espacio educativo, como es el caso del antiguo Banco de España de Salamanca, que es «el lugar elegido para albergar el Centro Internacional de referencia del Español», un centro de estudio e investigación que forma parte del plan de la Universidad de Salamanca para convertirse en la Universidad del Español en 2018, como uno de los elementos de conmemoración del 1.000 aniversario de la institución. Jaén, por cierto, también pensó en un espacio educativo –en su caso, el Conservatorio de Música–, si bien finalmente lo descartó y ahora el edificio acoge el archivo municipal y una sala de exposiciones.

Una posibilidad que se ha repetido a menudo en Tarragona es la de trasladar allí la Biblioteca Pública. Es lo que hizo Gijón en 1991, cuando instaló allí la Biblioteca Jovellanos. La sede del Banco en Alcoy, por su parte, cerró en 1982, y desde entonces es sede de la Casa de laCultura, la Biblioteca Pública y el Archivo Municipal.

Para el aparato estatal

Aunque, en ocasiones, más que cederlas para el uso público ciudadano, el Estado ha preferido reservarse el edificio para sí y aprovecharlo para ampliar o reestructurar sus distintos servicios. En San Sebastián, por ejemplo, está previsto que se traslade allí la Subdelegación del Gobierno en Guipúzcoa, mientras que en Toledo se rehabilita el edificio para acomodarlo a sus tres nuevos inquilinos:la gerencia del Catastro, la sede del TEAR (Tribunal Económico-Administrativo Regional) y una oficina de Medio Ambiente dependiente del Ministerio de Agricultura.

Granada, por su parte, tiene allí desde 2014 la sede de la Fiscalía, aunque también con un espacio expositivo en lo que fuera patio de operaciones del banco. Por último, en el de Cáceres se instalarán las delegaciones de Económia y Hacienda y el Catastro.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También