Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona #seriesenvena

Interesante cruce de culturas

Beforeigners. La primera producción noruega para HBO es un cóctel de personalidades y épocas que funciona realmente bien

Yolanda Fernández

Whatsapp
Nicolai Cleve Brock y Krista Kosonen, protagonizan este thriller policíaco nórdico. Foto: HBO

Nicolai Cleve Brock y Krista Kosonen, protagonizan este thriller policíaco nórdico. Foto: HBO

Tengo una debilidad, que diría Machín, las series nórdicas y si además tienen algún tipo de fenómeno paranormal, ya ni te cuento.

Si eres como yo, estás de suerte. Beforeigners (Los visitantes), la primera producción noruega para HBO, cumple las dos premisas.

¿Qué pasaría si de repente en nuestro mundo actual, tuviéramos que convivir con personas venidas de otras épocas? Ya no digo de otros países, a eso estamos acostumbrados, o al menos quiero pensar que es así.

En el Oslo actual, en plena noche, tras unos poderosos flashes de luz en el mar, salen a flote, como champiñones de la tierra, hombres y mujeres vivos provenientes del pasado, ante el estupor propio y ajeno. Este fenómeno también sucede en el resto de mundo.

Vienen de distintas épocas: la Edad de Piedra, la era de los vikingos y el final del siglo XIX. Los llegados del pasado, llamados «beforeigners», no guardan memoria de lo que ha podido ocurrirles para aparecer en pleno siglo XXI.

Alfhildr (Krista Kosonen), es todo un personaje. Foto: HBO

Años más tarde de que la gente de otras épocas haya empezado a llegar, Alfhildr (Krista Kosonen), procedente de la era de los vikingos, se une al policía Lars Haaland (Nicolai Cleve Brock) como parte del departamento oficial encargado del programa de integración. Mientras investigan el asesinato de una «beforeigner» comienzan a vislumbrar una conspiración tras el origen de estas misteriosas y masivas llegadas.

Combinación de culturas
En el primer capítulo de los seis que forman esta primera temporada, vemos como con el paso de los años los recién llegados y los habitantes del siglo XXI han llegado a crear un sistema de convivencia de lo más curioso que se antoja de todo menos sencillo.

Como ejemplo de esto tenemos a la pareja protagonista. Lars y Alfhildr no pueden ser más diferentes. Él es un policía divorciado y padre de una hija adolescente que no pasa precisamente por su mejor momento. Y ella es una doncella escudera vikinga, recién salida de la academia de policía, sin ningún reparo en actuar en cada momento como ella considere oportuno, sin tener en cuenta si en la sociedad en la que ahora se mueve es aceptable o no su comportamiento.

Pareja protagonista no muy al uso. 
Policía atormentado y chica nueva y guapa, hasta aquí normal, pero el hecho de que ella sea una guerrera vikinga del pasado le da un toque de lo más curioso y cómico a muchas de las situaciones que atraviesan los dos.

Alfhildr (telita con los nombres noruegos...) se va convirtiendo poco a poco en la protagonista casi absoluta de la serie. Su desparpajo y saber hacer termina ganando tu corazoncito. Es una contradicción continua sobre las libertades y obligaciones que tenía como mujer en su época y las que tiene en la actual. Parece mentira que en la época vikinga el papel de la mujer fuera más relevante e igualitario que en la actualidad. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

Viajeros temporales integrados
El modo en que los visitantes se han adaptado al siglo XXI conservando sus características más fundamentales es otro de los puntos fuertes de esta serie. Es muy curioso ver aparcado un coche moderno al lado de una bicicleta del siglo XIX sin que a nadie le sorprenda. O ver como todo un caballero conduce un coche de caballos mientras escucha la radio por sus auriculares.

El centro de acogida de inmigrantes temporales. Foto: HBO

Otro punto muy interesante es ver como los países receptores tratan a los inmigrantes temporales. Crean toda una estructura como un gabinete de llegados, o naves industriales habilitadas para dar los primeros auxilios a los recién llegados y proveerlos de todo lo que creen que necesitan, ya sea asistencia médica, psicológica o darles ropa y alimentos.

La comparativa con la situación de los refugiados, que por desgracia vemos cada día en los informativos, es inevitable.

‘Beforeigners’ tiene un toque de humor negro muy propio de las series nórdicas

Beforeigners, en definitiva, es un thriller policíaco con momentos de humor negro muy acertado. Es un producto muy redondo y de calidad, como casi todo lo que nos llega de los países nórdicos.

Es un acierto que, cada vez más, las plataformas de streaming apuesten por producciones europeos. Si son así, yo quiero más.

Temas

Comentarios

Lea También