Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Generalitat concede siete de cada diez becas de comedor escolar

La partida aumenta un 31% respecto al curso pasado para cubrir la demanda creciente en el Tarragonès
Whatsapp
Los barrios de Ponent de Tarragona son los que tienen mayor número de alumnos becados.  Foto: Pere Ferré

Los barrios de Ponent de Tarragona son los que tienen mayor número de alumnos becados. Foto: Pere Ferré

La política de becas de comedor escolar ha mejorado ostensiblemente en estos dos últimos cursos. Las altas exigencias en los requisitos en este periodo para conseguir una beca (y ésta no cubría nunca el 100% del precio del menú –6,20 euros–) han ido desapareciendo hasta el punto de que el número de beneficiarios finales se ha incrementado sustancialmente.

A día de hoy, con cifras oficiales del Consell Comarcal del Tarragonès –ente gestor de estas ayudas autonómicas– se han concedido un 71% de las becas solicitadas este pasado verano (4.083 de 5.713). La cifra es 10 puntos más que hace un año y un 28% superior al curso 2012/13. Precisamente el año en que arreciaron las críticas contra el Departament d’Ensenyament por la rigidez de los requisitos y la extrema necesidad, en plena crisis, de una ayuda social de esta magnitud.

Más dinero

Las subvenciones programadas para este curso han ido a mejor y el porcentaje de ayuda a las familias (50 o 100% del importe del menú) es superior al de cursos anteriores. Para ello, primero se unificó el criterio de requisitos para toda Catalunya y a finales de año, con una aportación adicional, se pudo ampliar el número de beneficiarios. El porcentaje en esta ayuda suplementaria sólo cubre el 30% del menú (1,9 euros), pero permite aceptar el número de solicitudes que habían quedado denegadas este pasado otoño.

En cifras, 588 niños del Tarragonès tienen el menú financiado en su totalidad; a 2.967 alumnos se les abona la mitad (3,10 €) y a los nuevos 588 beneficiados cuentan con una ayuda del 30%, es decir, 1,9 euros de los 6,20 que cuesta un menú escolar.

Para poder conceder estas 4.083 becas este curso (ver gráfico), la Generalitat tiene destinada una partida económica de 2,27 millones de euros que en los próximos días debe ser transferida al Consell Comarcal para empezar a pagar todos estos menús subvencionados desde el pasado septiembre, inicio del curso escolar. Para ello, los centros educativos y las AMPAS que gestionan los comedores deben llevar la gestión de estas becas para que el dinero realmente se invierta en esta ayuda social.

Los 2,27 millones para el Tarragonès de este año significan más del doble respecto hace dos cursos (112%) y un 62% respecto al año pasado –las cifras están en el cuadro de la izquierda–.

Así pues, este año la Generalitat empieza a tener más cerca su promesa. En boca de la consellera Irene Rigau había garantizado en el pasado que ningún niño en edad escolar en Catalunya se quedaría sin comer. De momento, las cifras son mejores que en cursos pasados pero todavía quedan peticiones y familias que al quedar fuera de los requisitos pedidos deben buscar otras fórmulas para poder garantizar la comida para sus hijos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También