La URV pide no ser colegio electoral tras la polémica de los lazos

La Junta Electoral obligó a retirar las pancartas de apoyo a los presos independentistas

Eloi Tost

Whatsapp
Pancarta y lazos antes de ser retirados por orden de la Junta Electoral. FOTO: Fabián Acidres/DT

Pancarta y lazos antes de ser retirados por orden de la Junta Electoral. FOTO: Fabián Acidres/DT

La Universitat Rovira i Virgili pedirá no volver a ser centro electoral. Así lo expresó la rectora María José Figueras ayer, después de que la Junta Electoral de Zona obligara a retirar lazos amarillos y pancartas de apoyo a los presos independentistas en la última campaña electoral de las Elecciones Generales en el Estado.

Actualmente, dos edificios de la URV fueron sedes electorales –y lo serán también el 26 de mayo–. Uno es el Campus Catalunya y el otro, el Campus Sescelades. La universidad pedirá al profesorado que se abstenga de colocar simbología que pueda ser considerada como políticamente parcial. El pasado 9 de abril, la Junta Electoral de Zona de Tarragona, a raíz de una denuncia del PP, dio 12 horas a la rectora para que se retiraran los lazos amarillos y las pancartas de apoyo a los presos independentistas que había en el Campus Catalunya de Tarragona. Algunos de los símbolos habían sido colocados por alumnos y otros, por profesores. Figueras explicó, tras el Consell de Govern, que presentaron alegaciones que fueron rechazadas, hasta recibir la última notificación que les daba 12 horas para actuar. «Pensamos que era porque éramos colegio electoral, y se puede entender», expuso.

Por esta razón, Figueras pedirá al Ayuntamiento de Tarragona no volver a ser sede electoral. «Creemos que nos dará más libertad», señaló. «Dentro de la estructura del campus deben poder hacer manifestaciones de todo tipo de expresiones», expresó la rectora. De todos modos, reconoció que en esta última campaña la UAB y la UB han recibido resoluciones de la Junta Electoral en la misma línea, aunque no eran sede electoral. De cara a las elecciones municipales, en la que la URV volverá a ser centro de votación, Figueras avanzó que pedirán al profesorado que no cuelgue simbología que pueda ser considerada como políticamente parcial en las ventanas de sus despachos, especialmente las que tocan al calle.

Obras en Educació y Psicologia

La rectora de la URV también apuntó que en los próximos meses se iniciarán las obras de remodelación del edificio que alberga la Facultat de Ciències de l’Educació i Psicologia, en el Campus Sescelades. La intención inicial era poder levantar un nuevo edificio en el Campus Catalunya. De hecho, las obras comenzaron y están los cimientos y el sótano hechos, pero Figueras explicó que no podrán contar con el apoyo financiero de la Generalitat para completar la obra. Por esta razón, al no disponer del dinero que se necesitan, han optado por mejorar las instalaciones actuales, muy deterioradas. La inversión se prevé que será de unos cuatro millones de euros, aportados por la URV, y permitirá resolver problemas de inundaciones, de electricidad, seguridad y mejorar el Aula Magna de esta facultad.

En el ámbito académico, la rectora expuso un nuevo convenio de intercambio y movilidad con la Russian Presidential Academy of National Economy and Public Administration, un centro ruso por el que estudiantes de la URV podrán hacer cursos de verano.

Temas

Comentarios

Lea También